Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

exoplaneta00

Un equipo de atrónomos trabajando en el Observatorio de la Silla, en Chile, han detectado la reflexión directa de luz desde un exoplaneta que está orbitando una estrella como el Sol. El exoplaneta 51 Pegasi b, es conocido como un Júpiter caliente, un gigante que básicamente está compuesto de gas y que se encuentra más cerca  de lo que Júpiter está del Sol.

Este gigante particular de gas no es extraño a la fama. Hace 25 años 51 Pegasi b fue la nota en los periódicos por ser el primer exoplaneta descubierto que gira alrededor de una estrella con las mismas caracterísicas fundamentales que tiene nuestro Sol. Desde entonces, y aún ahora, el método primario para detectar exoplanetas fue observar estrellas distanes por períodos prolongados de tiempo y ver si en el disco de la estrella aparecía alguna mancha que sugiriera que era un planeta que estuviese girando alrededor de dicha estrella. Si esto ocurre, esa pequeña mancha desaparecería al pasar por detrás de la estrella y entonces a partir de ahí, los astrónomos podrían discernir muchas de las características de ese exoplaneta, incluyendo atmósfera, con cierto grado de certidumbre. Este método se conoce como espectroscopía de transmisión. Sin embargo, el método tiene severas limitaciones y es incapaz de detectar y caracterizar cualquier planeta cuya órbita no quede directamente entre la estrella y la Tierra.

La observación reciente se hizo usando HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher), un intrumento montado en el telescopio de 3.6 metros. Usando el espectro de luz que viene de la estrella, se usa éste como una plantilla y se observa la misma firma de la luz reflejante de la atmósfera del exoplaneta que hace su órbita. Así, el equipo pudo ser capaz de observar directamente a 51 Pegasi b. “Este tipo de técnica de detección es de gran importancia científica, pues nos permite medir la masa real del planeta y la inclinación orbital, lo cual es esencal para entender más el sistema”, dice Jorge Martins, del Instituto de Astrofísica e Ciências do Espaço, y de la Universidade do Porto, Portugal, y líder del equipo que hizo la nueva observación. “Nos ha permitido también estimar la reflectividad del planeta, o el albedo, que es la energía que el planeta despide, lo cual nos puede ayudar a inferir la composición de la superficie y de su atmósfera”.

Un artículo técnico bosquejando la investigación del equipo se ha publicado en el Journal Astronomy & Astrophysics.

Referencias:

ESO
Gizmag

Desde la Red…
Comentarios