Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Científicos del Georgia Institute of Technology han desarrollado un sistema de movimientos controlados por la lengua (TDS). Se trata de un sistema inalámbrico que se monta en la parte superior de la boca (paladar) que permite al usuario una total movilidad en una silla de ruedas.

El sistema supone una mejora sobre soluciones anteriores donde se tenía que usar una diadema que registraba los movimientos de un magneto montado en la lengua. El problema era que el más mínimo movimiento podría alterar la diadema, requiriendo una re calibración constante que restringía aún más los movimientos del paciente.

Según Maysam Ghovanloo, profesor asociado de ingeniería en computación en el GIT, los movimientos de este sistema se registran en un pequeño dispositivo moldeado y sellado al vacío dentro de una carcasa de acrílico que va montado por medio de pequeños ganchitos fijados a los dientes. El sistema ofrece estabilidad y eficiencia, además de discreción a la hora de usarlo.

Este dispositivo cuenta con una pequeña batería recargable de litio para hacer funcionar los 4 imanes montados en cada lado del paladar para registrar los movimientos de la lengua; a este, está conectado un iPod o Iphone pre-programado con un App especial que traduce estos movimientos y controla la silla de ruedas en tiempo real por medio de un cursor en pantalla.

Esto supone un gran avance sobre los sistemas que requerían que el usuario succionara o soplara de una manguera para controlar de manera “poco eficiente” una silla de ruedas. El TDS promete una movilidad aún mayor que se ha probado en pistas de obstáculos, otorgando a los pacientes una capacidad de  respuesta superior a la de todos los sistemas anteriores

Hace un par de años, un proyecto realizado por alumnos de ingeniería biónica del IPN desarrollaron un sistema similar que permitía a pacientes de diferentes tipos de parálisis, controlar su silla de rueda por medio de señales emitidas por los músculos oculares.

Personas con serias discapacidades y total deficiencia motora aún pueden ser autónomos a la hora de desplazarse de un lugar a otro. Debido a diferentes circunstancias, una persona puede perder total movilidad en extremidades inferiores y superiores, por lo que su vida cambia totalmente, inclusive, a la hora de llevar a cabo las tareas más básicas. En el caso más común,  durante un fuerte traumatismo se destruye la espina dorsal y los nervios que controlan los movimientos de todo el cuerpo, dejando al sujeto totalmente discapacitado.

Fuente: Georgia Tech

Desde la Red…
Comentarios