nh-pluto_crop

En enero de 2006, la NASA lanzó uno de los proyectos en los que más ha trabajado en las últimas décadas: la sonda no tripulada New Horizons. La agencia ha cuidado mucho cada detalle de esta misión por el espacio y se apoyó básicamente de dos instituciones para hacer realidad este proyecto: el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Baltimore y el Instituto de Investigación del Sureste que tiene su sede en San Antonio, Texas.

Esta sonda tuvo una primer parada en su recorrido sobrevolando el planeta Júpiter al cual llegó en 2007, es decir, tan solo un año después. La segunda parada de este artefacto espacial ha sido en Plutón, pero en esta ocasión ha tardado en llegar un poco más: casi diez años. Realizó su primer vuelo sobre el planeta en julio de 2015.

Recordemos que en julio de este año, la sonda New Horizons, enviaba por primera vez en la historia imágenes de la superficie de Plutón. Éste fue un momento de mucha importancia para la industria aeroespacial. Incluso fueron publicadas varias fotografías del último planeta de nuestros sistema solar.

El sobrevuelo que realizó, duró aproximadamente 12 horas y logró capturar un total de 16 Gigabytes de información, estos datos tardaron un año y medio en ser enviados de regreso a la Tierra debido a que solo era capaz de enviar entre uno y cuarto kilobytes por segundo.

Hace algunos días, la sonda New Horizons envió los últimos megabytes de datos que tenía almacenados, estos fueron enviados al Laboratorio de Física de la Universidad de John Hopkins en Laurel, Maryland y los científicos siguen evaluando y estudiando la información recibida.

“El sistema de datos que capturó la sonda New Horizons nos ha dejado asombrados una y otra vez, con la belleza y la complejidad del sistema de lunas que posee Plutón”, dijo Alan Stern, principal investigador del Instituto de Investigación de Boulder, Colorado.

La sonda New Horizons tiene planeado partir de Plutón en enero de 2019, para dirigirse a su próxima misión la cual se encuentra en un objeto gélido llamado 2014MU69 en el Cinturón de Kuiper, que está a unos mil 600 millones de kilómetros de distancia de Plutón.

Referencia: Astronomy

Enlaces Patrocinados
Comentarios