Vista 2000 veces magnificada de los nano árboles

Se ha experimentado con muchas cosas en la búsqueda de un combustible renovable que no destruya nuestro planeta, algunas de ellas son poco éticas, otras son crueles para ciertos grupos de la población y unas pocas son realmente innovadoras.

En el último grupo está, por ejemplo, la solución desarrollada en la Universidad de California en San Diego (UCSD), Estados Unidos, donde se ha creado una especie de nanogranja cuyos elementos son capaces de producir combustible de hidrógeno a escala industrial.

Se trata de algo que el estudiante de ingeniería eléctrica de la UCSD, Ken Sun, llama nanoárboles. Estas plantas, creadas alrededor de una estructura hecha a base de silicón y óxido de zinc, se asemejan a sus contrapartes de tamaño natural con ramas que atrapan la luz del sol para, por medio de un proceso fotoelectroquímico de separación de agua, producir diminutas burbujas de hidrógeno que podrán ser ‘cosechadas’ y convertidas en combustible.

La estructura fue diseñada para asemejarse a la de un frondoso bosque que favorece la captura de luz solar y, si se aprovechara, podría ser capaz de absorber el dióxido de carbono y reducir la contaminación.

Según, Sun, el objetivo es imitar el proceso de fotosíntesis al absorber energía solar y convertirla en una que pueda ser aprovechada por el hombre; inclusive, se podría manipular la estructura de los nanoarboles para que capten los rayos ultravioleta que provienen del sol, con lo que ayudarían a resolver otro problema generado por los humanos: la desaparición parcial de la capa de ozono y sus efectos nocivos en la Tierra.

Por lo que se puede apreciar en los reportes, el desarrollo de estas nanoplantas podría permitirnos tener motores orgánicos en nuestros automóviles. ¿Nos acercamos a una era orgánica? Quizá en el futuro veamos nuestras ciudades rodeadas de una delgada capa de moho que genere la energía suficiente para hacer funcionar una urbe como el Distrito Federal.

Enlaces Patrocinados
Comentarios