Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El ingeniero Max Mathews, reconocido innovador en el campo de la música generada por computadora, murió a la edad de 84 años. En 1957 Mathews escribió un programa que permitió a un “mainframe” IBM 704, tocar una composición de solamente 17 segundos, un logro reconocido como la primera vez que se sintetizó música digitalmente en una computadora. Por los siguientes 54 años, Mathews fue pionero en el campo de la investigación de audio digital, y trabajó la mayoría de su vida aprendiendo cómo las computadoras podían ayudar a los músicos en sus presentaciones.

Max Mathews logró un título de ingeniería eléctrica en 1954, por el Instituto de Tecnología de California y por el Instituto de Tecnología de Massachussetts. Comenzó a trabajar en los Laboratorios Bell cuando escribio su programa “MUSIC“, el primer programa de computadora para generar ondas digitales a través de la síntesis. De hecho, su primera versión de MUSIC hacía sonidos, no música. Él y otros investigares en Bell Labs trabajaron para digitalizar la voz y transformar los bits en ondas sonoras a través de la computadora. Adaptando este proceso a la música, escribió el primer programa que ganó credibilidad en la comunidad de la música, por su importante potencial.

En 1957 el programa MUSIC permitió que un mainframe IBM 704 tocara 17 segundos de una composición del propio Mathews. En ese tiempo no había el poder de cómputo actual, por lo que la síntesis del sonido podía llevar una hora. En lugar de eso, el transfirió la pieza musical a una cinta, la puso en el tiempo correcto, logrando así demostrar que la música podía ser digitalizada, guardada y recuperada. “los timbres y notas no eran inspiradores, pero el avance técnico aún sigue reverberando“, dijo Mathews en una conferencia sobre música por computadora, en la Universidad de Indiana, en 1997.

Nuestro personaje publicó un trabajo en la revista Science, en 1963 titulado “la computadora digital como un instrumento musical“, y después de 1970, creó el programa Grove, que se enfocó en las presentaciones de música en vivo a través de la interacción entre hombre y máquina. Ahora hay incontables herramientas musicales digitales, gracias a los trabajos iniciales de Mathews.

Su influencia en la cultura popular empezó en 1968, en el filme: 2001 Odisea del Espacio, en donde Hal canta: “Daisy Bell (A bicycle built for two)“, que el propio Arthur C. Clarke escuchó en Laboratorios Bell a principios de los sesentas. Mathews trabajó con científicos y compositores, inventando muchos violines electrónicos y ayudando a la creación del Institut de Recherche et Coordination Acoustique/Musique en París, un centro dedicado a la ciencia de la música y del sonido, y para experimental arte musical electroacústico. Más tarde, Mathews desarrolló su bastón de radio, un bastón electrónico que a través de los movimientos en el espacio, se determinaba cómo la música era sintetizada. Esto es el antecedente más significativo en lo que se refiere a los controles por gestos, desarrollados por Nintendo, Sony y Microsoft.

Despues de trabajar como director del Centro de Investigación en Acústica y Comportamiento, en los Laboratorios Bell, desde 1962 a 1985, Mathews continuó su investigación como profesor de música en el Centro de Investigaciones de la Música y Acústica por Computadora, en Stanford, en donde continuó trabajando hasta sus ochenta años. Murió de neumonía el mes pasado a la edad de 84 años.

Lo que hemos aprendido es que lo que el cerebro humano y el oído piensan es hermoso”, dijo Mathews a la revista Wired  a principios de año. “Qué es lo que amamos sobre la música? Que amamos de los sonidos acústicos, ritmos y armonia? las respuestas se hacen más simples desde que podemos hacer música con la computadora“.

Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios