Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Las tres dimensiones tomaron por asalto el mundo de la electrónica y de un par de años a la fecha, se habla de películas en 3D, de televisiones de alta resolución que tienen efectos tridimensionales, aunque muchos de ellos requiriendo aún lentes especiales. Hoy en día las salas de cine proyectan versiones 2D y 3D de algunas películas y parece ser que la moda tridimensional terminará por pasar. Aparte de oscurecer las películas, a algunos espectadores les causan nauseas y dolor de cabeza.

Llevamos más de 50 años intentando hacer TV en 3D y aún no podemos quitarnos los anteojos especiales. Toda la tecnología actual no ha logrado lo que hace tanto tiempo ya se hacía. Hoy día, para colmo, la TV 3D requiere en muchos casos que las personas cambien de hábitos. Actualmente podemos estar viendo la TV mientras consultamos la red en una computadora portátil (incluso una tablet), o bien, hablamos por teléfono mientras estamos viendo algún programa de TV. Quizás leemos alguna nota en el periódico entre comerciales, etc. Tenerse que quitar y poner los lentes 3D a cada rato termina por fastidiar. Así que no es de sorprenderse que incluso, los más fanáticos de las 3D decidan ver muchos programas en las tradicionales 2D.

Sin embargo, la TV en 3D requiere de más resolución y eso ha redundado en tener mejores televisiones, con más pixeles, y además, con una disminución en los precios. Televisores planos que costaban hace un par de meses unos 1700 dólares ya se están vendiendo por 800 dólares (en los Estados Unidos). Una TV HD tiene unas 1920 líneas verticales de escaneo y 1080 líneas horizontales que usan algo que se llama escaneo progresivo. El resultado es una malla de 2,073,000 pixeles (más o menos 2.1 megapixeles). Si doblamos la cantidad de líneas tendríamos 3840 x 2160, con una pantalla que desplegaría una malla de 8,294,400 pixeles (8.3 megapixeles). En otras palabras duplicar los 1080 p a 2160 p cuadriplica la cantidad de información que se puede ver.

Por el momento, solamente hay prototipos “Quad HD“, los cuales sólo pueden verse en las ferias especializadas. Samsung ha mostrado un prototipo 2160p en una pantalla de 82 pulgadas. Pero no es siquiera el primero en esta nueva generación de televisiones. Westinghouse ha vendido ya pantallas 2160p de 56 pulgadas desde el 2007, aunque nunca las ha ofrecido directamente al público. Con precios de unos 40,000 dólares y más, tales pantallas se usan como monitores para imágenes de la ciencia médica, laboratorios, hospitales, etc.

Hace unos diez años, un monitor no podía poner más de 5 megapixeles de información en la pantalla. Entonces llegó IBM con su pantalla de 22 pulgadas y 9.2 megapixeles. Siendo relativamente pequeños, tenían una resolución nunca antes vista de 200 ppi (pixeles por pulgada). Solamente a manera de comparación, una TV HD de 1080p con una pantalla de 60 pulgadas tiene una resolución de unos 36 ppi. Una pantalla Quad HD a 2160p, con una pantalla de 60 pulgadas tiene una resolución de apenas 73 ppi.

La carrera en hacer crecer la resolución no termina ahí. NHK, el servicio público de TV que fue pionero de la HDTV con su sistema Hi-Vision de principios de 1990, ha mantenido sus desarrollos y ahora tienen una versión de su Hi-Vision capaz de desplegar 7680 x4320 pixeles (33 megapixeles). Recientemente Sharp anunció su primera colaboración en conjunto con NHK, un prototipo 4320p en una pantalla de 85 pulgadas y con una resolución de 103 ppi. A manera de ilustración, si todos los 33 megapixeles del formato super Hi-Vision (conocido como Ultra HD) pudiesen caber en una pantalla de 22 pulgadas, la resolución de la imagen sería de 400 ppi. En septiembre del año pasado, NHK unió fuerzas con la BBC para grabar una actuación en vivo por “The Charlatans“en Ultra HD, el cual se transmitió al Japón vía Internet. NHK espera lanzar su super Hi-Vision entre 2016 y 2020.

Pero debemos entender que la mayoría de las personas no distinguen las diferencias en las imágenes impresas en 300 ppi y 150 ppi cuando se ponen ambas a cierta distancia del observador. Así, podría uno pensar para qué pensar transmitir en Ultra HD que sí, mataría la TV tradicional (incluso la HD) pero padecería para poder tener suficiente ancho de banda para lanzar imágenes 2160p, al menos hoy día.

Mientras tanto, los estudios de Hollywood están empujando en la misma dirección. No es una coincidencia que el nuevo formato Quad HD es casi idéntico al estándar de las películas 4K (3996 x 2160 pixeles), que los estudios han empezado a usar para crear películas digitales. Mientras que el aspecto de las pantallas de cine está en 1.85 a 1, las películas ligeramente más anchas, 4K, pueden ser puestas en un aspecto 1.77 a 1 sin muchos problemas.

Cabe decir que ni el DVD ni el Blu-ray han logrado posicionarse como se esperaba y los estudios cinematográficos parecen estar ansiosos de reemplazarlos por algo que les haga recuperar las utilidades perdidas. Muchos creen que la mejor opción es lanzar películas directamente a los televisores Quad HD en las salas de las casas. ¿Cuándo podría ocurrir esto? La Quad TV podría ser lanzada en mucho menos tiempo que lo que llevó lanzar la HDTV Hace una década.

Lo que parece evidente es que la tecnología no se quedará mucho tiempo en la alta definición y cuando menos lo estemos pensando, ya estarán las ofertas de la resolución Quad TV y de nuevo, habrá que empezar a consumir esta tecnología. NHK habla lanzar su sistema para algún momento entre 2016 y 2020. Eso no son más de nueve años y el tiempo pasa volando. El futuro nos dará imágenes 2D, probablemente, con una resolución fantástica y ya se resolverán los problemas del ancho de banda, de la forma de transmitir imágenes y del cómo se verá la nueva televisión digital y de Ultra alta resolución. Me parece que veremos cosas sorprendentes.

Fuente: The Economist

Desde la Red…
Comentarios