Para todos los que esperaban ver dentro de poco los lentes de contacto en los que estaba trabajando Google, tendrán que esperar un poco más, ya que al parecer, no son tan fáciles de desarrollar como lo pintaban en un inicio.

A través de ciertas declaraciones realizadas por Novartis, farmacéutica con la que se ha asociado el gigante californiano, se ha dado a conocer que los avances en el desarrollo de estos lentes inteligentes han sido mucho más lentos de lo pensado.

A pesar de los esfuerzos de ambas compañías, la realidad es que se encuentran aprendiendo sobre la marcha, debido a que no existían precedentes sobre la implementación de mecanismos tecnológicos tan pequeños, los cuales además de realizar su función, tienen que ser a su vez semiflexibles, resistentes al agua y mantener a los ojos sanos.

Esta declaración llega en conjunto con la decisión de la empresa por postergar las pruebas con humanos, las cuales podrían llegar el siguiente año.

De ser una realidad estos lentos, tendrían que realizar un enfoque automático para atender los daños de la hipermetropía, además de controlar los niveles de azúcar en la sangre, lo que resulta algo bastante complejo por hacer por parte de un elemento tan pequeño.

Por ahora habrá que esperar a ver cómo ambas empresas van desarrollando esta tecnología y si podremos ver algún resultado interesante en el siguiente año.

Referencias: Reuters, Engadget

Enlaces Patrocinados
Comentarios