¿Los gamers pueden ser los mejores amantes o sentir más placer? Depende de muchos factores, pero ya hay bases científicas que los cataloga de ser los más hedónicos, un gran paso al menos para la autosatisfacción. En este estudio realizado por el Dr. Simone Kuhn de la Universidad de Medicina Charité de Berlín, se tuvo en observación a un grupo de 154 gamers de 14 años de edad. Primero, los investigadores dividieron a los estudiantes en dos grupos: el jugador casual que jugaba durante unas cuatro horas a la semana, y los frecuentes que juegan por cerca de 21 horas a la semana.

Se obtuvieron imágenes a través de escáners de resonancia magnética de todos los sujetos de prueba y se encontró que en comparación a los que los jugadores ocasionales, el grupo de jugadores hardcore tenían más materia gris (cuerpos de las células nerviosas), en una región del cerebro llamada  “cuerpo estriado”.

El estriado ventral se asocia generalmente con todo lo que da placer, por ejemplo, recompensa de comida o monetaria. También se ha asociado con algunas adicciones, y aunque esto no es concluyente, sugiere que los  jugadores frecuentes experimentan más placer que otros: el estudio revela sin duda una interesante correlación.

En una segunda parte del estudio, prometieron a los participantes una recompensa si eran capaces de ganar. Los escáners cerebrales de los jugadores hardcore mostraron una respuesta muy interesante: los centros de placer se activan más cuando no lograban conseguir la victoria. Se piensa que esto puede ser una de las razones por las que persisten con los videojuegos a pesar de estar perdiendo, como  aquel amigo aferrado y mal encarado que no sabe perder.

Existen muchos mitos sobre el tema y la verdad es que todavía hay mucho que aprender sobre las causas y consecuencias de ser gamer. Algunas investigaciones sugieren que los juegos pueden ser saludables, mientras que otros dicen que puede ser perjudicial. ¿Tú qué piensas?

 

Fuente: Translational Psychiatry Journal

Enlaces Patrocinados
Comentarios