six-tailed-asteroid-7

En los primeros días de la astronomía, todo era simple: los cometas tenían una sola cola y los asteroides simplemente no tenían nada similar. Sin embargo, los instrumentos modernos nos revelan que nuestra percepción es muy local o incluso equivocada totalmente. El telescopio Hubble de la NASA tomó imágenes, este septiembre pasado, de un asteroide llamado P/2013 P5 que no tiene una cola, sino seis. Dicho asteroide se localiza en nuestro sistema solar, en el cinturón de asteroides y fue descubierto por los astrónomos usando el telescopio Pan-STARRS Survey, que se encuentra en Hawaii. En ese momento sólo era una imagen borrosa pero cuando el Hubble apuntó a esa parte del espacio el 10 de septiembre, se revelaron seis colas diferentes, lo que parecería indicar que se trata de un asteroide que incluso gira. David Jewitt, de la Universidad de California (UCLA) dice: “Estábamos sorprendidos cuando lo vimos. Incluso es más sorprendente de lo que pensábamos cuando su estructura cambió dramáticamente en sólo 13 días. También lo hallamos por error. Es difícil creer que estamos viendo a un asteroide”.

A pesar de la cola, este asteroide no es un cometa. De acuerdo a Jewitt, su órbita es pequeña, lo que indica que no se trata de un cometa sino probablemente de un asteroide más grande que se rompió en pedazos hace unos 200 millones de años en alguna colisión o bien, debido a sus altas temperaturas (unos 815 grados), se separó de un cuerpo más grande. (No entiendo de dónde presupone que esto pasó hace 200 millones de años, pero en fin).

De acuerdo a la NASA, el P/2013 P5 escupe periódicamente polvo por un período de unos cinco meses. Los astrónomos creen que el asteroide, de unos 426 m. se ha acelerado por la radiación solar pues no se hallan rastros de alguna posible colisión o de polvo dejado por la misma. El giro del asteroide podría ser cada vez más rápido hasta que posiblemente se separaría y a la postre, se desintegraría. Sin embargo, es una teoría que no ha sido confirmada.

La NASA indica que el modelo del comportamiento del asteroide ha sido realizado por Jessica Agarwal, del Instituto Max Planck para la investigación del sistema solar, en Lindau, Alemania, indica que entre 100 y 1000 toneladas de polvo han sido eruptadas desde el asteroide al menos en cinco ocasiones, abril 15, julio 24, agosto 8 y 26, así como septiembre 4.

Jewitt piensa que si la hipótesis de la rotación es correcta, este asteroide no sería un incidente único indicando que “en astronomía, cuando encuentras uno, eventualmente encuentras un montón de ellos” ya agrega “Este es sólo un sorprendente objeto para nosotros, pero estamos seguros que veremos muchos más”.

Referencias:

Astrophysical Journal Letters

Enlaces Patrocinados
Comentarios