Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

150424122312-large

El día de ayer les informamos como una nueva técnica que permitiría corregir el material genético mitocondrial como cura para diferentes enfermedades. Ahora científicos de la Universidad SunYat-sen de Guangzhou en China han desencadenado un debate ético mundial al modificar geneticamente embriones humanos por primera vez.

El objetivo de la investigación ha sido corregir el gen responsable de la beta-talasemia, una enfermedad hematológica hereditaria y potencialmente mortal. Para ello, se ha empleado una técnica de edición genética llamada CRISPR/Cas9, introducida en el año 2012, que permite modificar genes de manera sencilla y precisa.

Pero esta técnica, que se había empleado con éxito para corregir células humanas adultas y células embrionarias de otras especies, ahora fue empleada en embriones logrando corregir con éxito el gen de la beta-talasemia en cuatro de ellos.

Cabe destacar que por motivos éticos, los experimentos se realizaron con embriones no viables obtenidos de centros de reproducción asistida. Concretamente, se han empleado embriones que tenían una copia extra de cromosomas en cada célula, por lo que no hubieran podido dar lugar a un feto normal.

“Si bien los resultados aparentemente no son limitado en estas primeras pruebas, si ilustra el potencial y al mismo tiempo la necesidad de mejorarla técnica CRISPR/Cas9 antes de cualquier aplicación clínica para tratar enfermedades“, comentan los investigadores.

Los rumores que han circulado en los últimos días entre la comunidad científica sobre este primer caso de manipulación genética de embriones humanos ha suscitado un fuerte debate sobre la conveniencia de manipular genéticamente células germinales (como óvulos, espermatozoides y células embrionarias). Postulando que este tipo de manipulación no debe realizarse por ahora.

Tanto Nature como Science han publicado artículos de opinión en el que líderes de la comunidad biomédica defienden una moratoria a la manipulación de células germinales. Prueba de la importancia del debate es que los premios Nobel David Baltimore y Paul Berg lo han llevado hasta las páginas de The Wall Street Journal, donde han publicado un artículo titulado “Pulsemos pausa antes de alterar la humanidad”.

Por el otro lado diversos investigadores creen que esta tecnología podría ser muy valiosa. De hecho, se podrían eliminar enfermedades genéticas como la anemia de células falciformes, la enfermedad de Huntington y la fibrosis quística, enfermedades devastadoras causadas por genes que teóricamente podrían ser eliminados.

“Introducir la técnica con fines médicos podría abrir la vía a utilizarla con fines más discutibles como modificar la apariencia física o la capacidad intelectual de los descendientes. Pero antes de seguir investigando la manipulación genética de células germinales, debemos asegurar que tenemos un acuerdo amplio sobre lo que es deseable”, concluyeron Baltimore y Berg.

Referencia: Protein & Cell

 

Desde la Red…
Comentarios