Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

mwc480-00

Astrónomos del European Southern Observatory (ESO), han utilizado el Atacama Large Millimetetr/submillimeter Array (ALMA) para observar un disco protoplanetario qe circula a una estrella joven, revelando la presencia de moléculas orgánicas complejas que representan los bloques de la vida. Este hallazgo es inusual y no tiene precedentes.

Las nuevas observaciones se enfocaron en el sistema estelar MWC 480, localizado a unos 455 años luz de la Tierra. De tan solo un millón de años de antigüedad, con una estrella del doble de masa que nuestro Sol, y en donde aparentemente está en los inicios de su desarrollo, ha mostrado que no hay aún signos de la existencia de planetas, ni de la formación de los mismos. Es decir, es como estar viendo un sistema solar como el nuestro mucho antes de que se formaran los planetas.

Las observaciones del ALMA revelan grandes volúmenes de la molécula basada en el carbón, metilcianida, así como cianido de hidrógeno. Fueron halladas estas moléculas en la parte lejana del disco de la estrella, una región que es similar al cinturón de Kuiper, que se encuentra más allá de los planetas en nuestro propio sistema solar.

Las moléculas detectadas contienen enlaces de carbón y nitrógeno, esenciales para la formación de los aminoácidos que son los fundamentos de las proteínas. Por el estudio de los cometas sabemos que moléculas similares estuvieron presentes en las primeras etapas de nuestro propio sistema solar  en concentraciones similares a las que se han encontrado ahora en el disco protoplanetario MWC 480.

ALMA fue capaz de hacer el descubrimiento la radiación de onda milimétrica que emiten naturalmente las moléculas. Los hallazgos tienen implicaciones significativas con respecto a la existencia de vida en el vasto Universo. “Del estudio de los exoplanetas, sabemos que el sistema solar no es único en el número de planetas o en la abundancia de agua”, dice Karin Öbery del Centro Harvard-Smithsoniano para la Astrofísica. “Ahora sabemos que no somos los únicos con esta química orgánica. Una vez más hemos aprendido que no somos especiales. Desde el punto de vista de la vida en el Universo, esto es una gran noticia”.

Las observaciones se hicieron aún cuando el telescopio no ha alcanzado toda su capacidad operativa, lo que significa que solamente una porción de los 66 telescopios fueron usados para llevar a cabo estos estudios. Se espera que cuando todo el arreglo esté disponible, se llevará a un mejor entendimiento de la composición del MWC 480 y discos protoplanetarios similaresd, incrementando lo que sabemos de las estrellas y de la formación de los planetas.

Referencias:

ESO
Gizmag

Desde la Red…
Comentarios