ceres01

Aquí en Unocero hemos hablado más de una vez de Ceres, ese planeta enano que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Fue descubierto el 1 de enero de 1801 por Giuseppe Piazzi y fue bautizado en honor a la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, Ceres. Es el planeta enano más pequeño de nuestro sistema solar.

Cuando una sonda de la NASA fue enviada a tratar de averiguar más sobre Ceres, los científicos se sorprendieron al encontrar en las fotografías que mandaba la sonda Dawn una serie de puntos brillantes que de inmediato se hicieron populares por las teorías conspiratorias, por aquellos que piensan que un mundo nos vigila y por quienes ven el lamentable programa de TV de Jaime Maussan, Tercer Milenio.

El origen de los puntos brillantes no está muy claro. Se pensó que Ceres contenía una gran cantidad de sulfato de magnesio hidratado, pero un nuevo estudio publicado en la revista Nature considera que el origen de esas manchas es otro.

Dos estudios sobre las manchas brillantes de Ceres han salido a la luz pública, en donde parece ser que el origen de esos puntos tiene que ver con la composición del subsuelo de Ceres. Había quien pensaba que se trataba de hielo o bien de sales evaporadas. Pero estos estudios indican que probablemente las manchas tienen un origen en el carbonato de sodio, el cual es una sustancia que se forma en los respiraderos hidrotérmicos bajo el agua. Los puntos más brillantes, a todo esto, se localizan en el cráter Occator.

“Fue algo que no esperábamos”, dijo Chris Russell, uno de los científicos de la Universidad de California.

“Los carbonatos son un indicio muy fuerte de los procesos que ahora suponemos que tuvieron lugar en el interior, lo cual lo hace más parecido a la Tierra cuando puede alterar la composición química en el interior”, indicó.

El segundo estudio, publicado en Nature Geoscience, muestra que la capa superficial de Ceres representa entre un 60% y 70% de rocas, sales y caltratos. El hielo tiene un 30% o máximo un 40% y los cráteres más grandes de Ceres, se estima, tienen varios kilómetros de profundidad, por lo que podría haber en el subsuelo una gran cantidad de agua en forma de hielo.

ceres01

El tamaño de Ceres comparado con la Luna y la Tierra

Seguramente esta nueva imagen geofísica de Ceres dará de qué hablar pues las manchas brillantes son probablemente el misterio más popular de este planeta enano. Sin embargo, el entender la composición de materiales que componen a Ceres podría arrojar información sobre el sistema solar y cómo es que se fue conjuntando para formar lo que ahora conocemos.

Referencias:

Nature 

Enlaces Patrocinados
Comentarios