Alan Melikdjanian, nacido el 13 de abril de 1980 es un productor independiente de películas en las plataformas como YouTube. Es el fundador de Amelik Entertainment LLC, una empresa con base en el sur de la Florida. Él es el creador del personaje Captain Disillusion, en donde el personaje promueve que la gente piense críticamente, así como el dotarnos de una sana cantidad de excepticismo, particularmente demostrando falacias, trucos, o videos virales en donde se muestran eventos supernaturales, platillos voladores e incluso, trucos de magia imposibles.

Captain Disillusion es ya un canal de YouTube que, al momento de escribir esto, ya tiene casi medio millón de suscriptores y alrededor de 26 millones de vistas. En este canal el personaje en cuestión destruye los videos virales, las farsas de las que está llena YouTube, en donde muchas veces le hacen creer a la gente que los platillos voladores existen, que los fantasmas están entre nosotros, o los trucos de magia imposibles. De forma humorística, el Capitán Desilusión, desenmascara muchos videos que no son otra cosa que buenos efectos especiales. El propio autor de los videos edita sus contenidos con Avid Media Composer, Adobe After Effects, Blender y Da Vinci Resolve.

Sus videos empiezan con “Hola, chicos, Aquí el Capitán D”. Pasa entonces a mostrar un video muy popular, probablemente viral, en donde ocurre frecuentemente un evento paranormal el cual es “demasiado bueno para ser real”. Después entonces utiliza su experiencia con la edición de video digital y muestra los trucos logrados por el video analizado y cómo es que llegaron a esos resultados. Finalmente termina diciendo siempre: “Amen con su corazón, usen su cabeza para todos lo demás”.

¿Por qué hay tanto chisme en las redes sociales?

Los videos son muy interesantes y dan luz a mucho de lo que se hace en YouTube, en donde, por ejemplo, mucha gente cree que son contenidos grabados con cámaras de seguridad o caseras, muchas veces grabados en el momento en el que está ocurriendo un extraño fenómeno. Sin embargo, la realidad es que en la gran mayoría de los casos, todos esos videos son editados, son trucos para engañar la buena fe de los que los ven. Las razones de ello bien pueden ser económicas (monetizando un canal de YouTube, por ejemplo), en donde las suscripciones cuentan para hacer en muchos casos un modus vivendi para quien está en esta popular plataforma de videos.

Vale la pena ver al Captain Disillusion, pues nos muestra la verdad de lo que ha detrás de todos esos videos que parecían extraños o milagrosos, en donde pasan cosas siempre raras y que ponen en tela de juicio la capacidad de la ciencia para explicarlos… hasta que llega el buen Captain Disillusion y nos muestra las trampas realizadas para crear estos efectos especiales y engañar así la buena fe de las personas.

Referencias: Patreon 

Enlaces Patrocinados
Comentarios