El próximo jueves, la NASA lanzará una nave que viajará siete años en el espacio con una simple misión: recolectar piezas rocosas de un asteroide y traerlas de vuelta a la Tierra.

El nombre de la misión es OSIRIS-REx y si tiene éxito, la nave traerá consigo la muestra más grande que se haya recolectado de un asteroide cercano a la Tierra, que podría decirnos mucho sobre cómo se creó el sistema solar y, posiblemente, cómo empezó la vida en nuestro planeta.

Esto se debe a que se cree que los asteroides son pequeños fragmentos de los inicios del sistema solar. Los investigadores creen que estos objetos se han mantenido intactos por miles de millones de años, por lo que tomando ventaja de uno de ellos podría decirnos cuáles fueron los químicos originales que crearon el sistema solar.

También existe la especulación de que los asteroides puedan contener los llamados bloques de construcción de la vida, es decir, agua, moléculas orgánicas y aminoácidos. El analizar un asteroide podría decirnos si estas rocas espaciales son responsables de traer vida a la Tierra.

Sin embargo, tomará algo de tiempo para que podamos obtener respuestas. OSIRIS-REx no obtendrá una muestra del asteroide por otros cuatro años y la nave no regresará a la Tierra sino hasta 2023. Pero cuando esto suceda, los científicos tendrán una pequeña pieza de nuestro vecino galáctico de hace 4.5 mil millones de años.

El objetivo de OSIRIS-REx es Bennu, un asteroide que ocasionalmente se acerca a la Tierra. Cada seis años, Bennu da la vuelta a la Tierra a sólo 3200,000 kilómetros de distancia.

De hecho, Bennu causó un poco de revuelo hace unos años, cuando los astrónomos pensaban que había una posibilidad decente de que pudiera chocar contra la Tierra en el próximo siglo. Sin embargo, las proyecciones más recientes muestran que las probabilidades son realmente escasas, pero eso no quiere decir que no podría suceder.

El encargado de llevar OSIRIS-REx a Bennu será el Atlas V, un vehículo fabricado por la United Launch Alliance, una constructora de lanzadores formada por Boeing.

El cohete está planeado que despegue a las 6:05 PM del jueves, lo que ayudará a colocar a OSIRIS-REx en una órbita alrededor del Sol. Por ahora, el pronóstico del clima es óptimo para el lanzamiento, pero en caso de algún contratiempo, el equipo de la misión podrá cambiarlo a un día del próximo mes.

Referencias: NASA, Space

Enlaces Patrocinados
Comentarios