Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Laniakea: Nuestro rincón en el Universo

Un grupo internacional de astrónomos dirigido por R. Brent Tully, de la Universidad de Hawái en Manoa, han definido nuestro lugar en el Universo llamándolo Laniakea, un inmenso supercúmulo de galaxias que contienen a la Vía Láctea.

Se nombró Laniakea, que significa “cielo inmenso” en hawaiano, en honor a los navegantes polinesios que utilizaban sus conocimientos sobre el cielo para viajar a través de la inmensidad del Océano Pacífico.

Las galaxias no están distribuidas al azar en todo el Universo, estas se encuentran en grupos, como el nuestro, que contiene docenas de galaxias, y en cúmulos masivos, donde hay cientos de galaxias, todas interconectadas en una red de filamentos en el que las galaxias se ensartan como perlas. Cuando estos filamentos se entrecruzan, aparecen estructuras colosales, llamadas supercúmulos. Estas estructuras están interconectadas, pero sus límites no siempre están bien definidos.

Para sortear este problema, el equipo de Tully ha concebido una nueva manera de definir los límites de los supercúmulos, basandose en el movimiento de las galaxias. Las galaxias, como nuestra Vía Láctea (que contiene al Sol y otros 200,000 millones de estrellas), se mueven en función de las fuerzas gravitacionales generadas por la enorme masa de los supercúmulos vecinos.

“Me gusta utilizar la analogía de las cuencas de los ríos. En un terreno relativamente plano puede ser difícil averiguar dónde hay una pendiente, pero el agua lo sabe. Y el agua en regiones adyacentes puede fluir en direcciones opuestas”, comenta Tully. Su nuevo método ha permitido definir así los límites de Laniakea, allí donde las galaxias comienzan a moverse en otras direcciones.

Laniakea tiene 500 millones de años luz de diámetro y contiene la masa de cien cuatrillones de soles en 100.000 galaxias. Dentro de este supercúmulo, los movimientos de las galaxias se dirigen hacia el interior, como las corrientes de agua se deslizan hacia un valle, en palabras del astrónomo estadounidense. El valle es el Gran Atractor, una región de alta densidad que arrastra a las galaxias hacia ella mediante la fuerza gravitatoria que genera.

Pese a su inconcebible magnitud, Laniakea tampoco tiene nada de especial en la inmensidad del espacio. “Hemos hecho un pequeño cálculo que sugiere que habría unos seis millones de supercúmulos como este en nuestro horizonte en el universo. Quizá lo único especial de Laniakea sea que nos contiene a nosotros”, agrego.

De esta manera este estudio aclara un problema que ha mantenido ocupados a los astrónomos desde hace 30 años, una gigantesca atracción gravitatoria capaz de mover hacia sí mismo miles de galaxias como si fueran planetas alrededor del Sol.

Referencia: Nature

Desde la Red…
Comentarios