Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El Sol es una estrella que se continúa estudiando. Su luz nos llega después de 8 minutos y la NASA ha lanzado ya desde hace algunos años algunas sondas para orbitar (en la medida de lo posible), el astro rey, buscando entender cómo se comporta. Hay aún misterios por resolver, entre los que destacan las manchas solares, por ejemplo. Es tan importante la existencia del Sol que gracias a él hay vida en la Tierra y además, su influencia en muchísimas actividades tecnológicas es cotidiana.

Este 22 de enero pasado, una gran erupción solar causó la tormenta de radiación más fuerte desde el 2005. Se espera que llegue a la Tierra el 24 de enero causando problemas de interferencia en las comunicaciones. La erupción lanzó un gran cúmulo de partículas de energía hacia la tierra a una velocidad de 2000 kms. por segundo.

Sitios como SpaceWeather.com calificaron la tormenta geomagnética como “fuerte” o S3, lo que significa que podría exponer a los pasajeros de vuelos a gran altitud a un riesgo real de radiación además de bloquear las comunicaciones satelitales y degradar las comunicaciones de radio.

Por fortuna no hay riesgo para la gente que vive al nivel de la Tierra, pero los vuelos hacia los polos o cercanos a los mismos se han re-ruteado como medida de precaución. La NASA no espera efectos adversos incluso para los seis astronautas que están en la Estación Espacial Internacional.

La tormenta de radiación tiene un interesante efecto, que es el despliegue más fuerte de las auroras boreales. Así que habrá que estar atento a ver las fotos que pronto aparecerán en la red con este motivo.

He aquí el modelo de esta tormenta, de acuerdo a la NASA:

Fuente: Mashable

Desde la Red…
Comentarios