Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Neil Armstrong y Buzz Aldrin llegaron a la Luna en 1969, cumpliendo con la meta que se había propuesto el gobierno de Kennedy en su momento, que era el de poner a un hombre en la Luna antes de que llegara el año 1970. Hay una foto de las miles que se tomaron, que resulta icónica, que es la siguiente:

La foto, tomada hace 45 años, muestra a Aldrin bajando del módulo lunar, en donde le da toda la sombra. Es una gran foto y de acuerdo a los conspiracionistas, demasiado buena para ser real. El argumento es éste: “debido a que el Sol está detrás del módulo lunar y que Aldrin está en su sombra, los detalles del astronauta serían menos claros precisamente porque habría menos luz. Eso hace pensar que hay otra fuente de luz auxiliar”, y los conspiracionistas agregan: “seguramente se trata de una fuente de luz auxiliar. Tal vez en un estudio, tal vez en alguna parte de Los Ángeles”.

La duda es razonable, hay que reconocerlo. Pero la gente de Nvidia tiene un arma secreta: “Maxwell”, una microarquitectura en la cual se basa su tarjeta gráfica, la cual puede manejar vía el software adecuado, los retos más importantes de la computación visual. Maxwell es probablemente una de las microarquitecturas más poderosas que hay en el mercado de las gráficas por computadora hoy día.

Gracias a Maxwell, un equipo en Nvidia reconstruyó la escena de la llegada a la Luna usando Unreal Engine 4, un motor de juegos desarrollado por Epic Games. Simularon cómo llegaban los rayos del Sol llegando desde atrás del módulo lunar, así como el traje de Neil Armstrong y a Aldrin, bajando de la nave.

La Luna pronto tendrá red 4G con ayuda de Nokia y Vodafone

Mark Daly, quien lideró este equipo de desarrolladores, dijo con satisfacción: “Los hombres han perdido parte de sus vidas en el proyecto Apolo, por lo que me molesta cuando la gente dice que todo fue falso”. El veterano de Nvidia agrega: “Las personas arriesgaron sus vidas para llegar a la Luna”.

Para entender el trabajo y el descubrimiento del equipo de Nvidia, se trabajó con uno de los elementos claves del sistema, la tecnología “Voxel-Based Global Illumination” (VXGI), la cual representa de mejor manera cómo la luz rebota en los objetos incluso en tiempo real.

Para hacer esto, VGXI divide la geometría de la escena en muchos miles de pequeñas cajas llamadas “voxeles”, o pixeles en 3D. Cada una de las seis caras de cada caja se analiza para determinar su opacidad (es decir, qué tan transparente es), así como la forma de emitir la luz (cuanta, de qué color, e incluso, la luz que se refleja desde otros objetos en la escena).

El equipo entonces reconstruyó la escena del Apolo 11 en el sitio del alunizaje. Todas estas cajas ayudaron a capturar la forma en que la luz rebotaba de un objeto a otro. Así, si un elemento se mueve al frente de la fuente de luz, la iluminación de la escena seguramente cambiaría notablemente. Esto representa un gran avance en términos gráficos. No hay que agregar probablemente que todo este entorno gráfico dinámico es computacionalmente muy intenso.

Maxwell acelera la creación de voxeles (un proceso que se denomina “voxelatización”), con el soporte al hardware mediante una tecnología llamada “multi-proyección”. Esto último permite al GPU Maxwell procesar una sola vez cada cara de cada voxel.

Así entonces, al recrear la llegada a la Luna, el equipo de Nvidia recolectó tantos detalles como pudo. Investigaron la topografía lunar, las propiedades del polvo en la superficie de nuestro satélite natural y midieron la reflectividad del material usado en los trajes espaciales. Fue durante esta investigación que los programadores encontraron una gran pista: en un video en donde aparece Aldrin descendiendo del módulo lunar, había un brillante pinto de luz que se movía cada vez que se movía la cámara.

El equipo usó entonces Maxwell para simular las condiciones de la superficie lunar durante la llegada del módulo a la superficie hace 45 años, revelando cómo Aldrin estaba iluminado por la luz reflejada por la superficie de la Luna y el traje espacial de Armstrong. Cuando observaron el brillo moviéndose, Daly dijo: “Dios mío, lo tenemos”…

¿Era esto una luz artificial o como sugirió un arquitecto de Nvidia, la reflexión del brillo del traje de Armstrong? En primera instancia Daly comentó que esta última idea sobre el traje de Armstrong iluminando a Aldrin no parecía nada convincente. Daly indicó: “Imagínelo usted mismo. ¿qué tanto de un traje espacial puede contribuir a la luz de la escena?”.

Los siguientes astronautas en pisar la Luna podrían ser japoneses

Lo notable es que el hardware, la tarjeta de Nvidia, indicó que la intuición de Daly era errónea y que el traje de Armstrong daba más luz de lo que se esperaba. De hecho, el equipo pudo reproducir cómo la luz iluminaba Aldrin en el exacto momento en el que se tomó la foto. Esto hizo reflexionar a Daly en el sentido de que habían descubierto evidencia de haber llegado a la Luna.

Pero esto no fue lo único que hallaron para demostrar que las teorías de conspiración estaban equivocadas. Por ejemplo, las fotos desde el sitio del alunizaje no muestran las estrellas del fondo. Y esto fue otro argumento de los conspiracionistas. ¿Cómo es que no se ven las estrellas en el fondo del paisaje lunar?

Maxwell encontró que la razón de que las estrellas no son visibles es que las cámaras estaban puestas para capturar la escena dentro de la superficie lunar. Pero están estas estrellas. “nuestro equipo pudo ser capaz de distinguirlas digitalmente cambiando la exposición de las fotos y por ende, se revelan las estrellas en el fondo. Así pues, otro argumento de los conspiracionistas eliminado.

Demostrar que se llegó a la Luna realmente tiene un sinfín de otras pruebas. La NASA ha fotografiado desde sus orbitadores alrededor de la Luna, imágenes de los restos de las misiones que llegaron a pisar el satélite de la Tierra. Pero quizás nada de esto convenza a los conspiracionistas. Esto al vez es parecido al Santo Sudario, el cual ya se demostró, no cubrió el cuerpo de Cristo, pues está datado en los años 1400. Pero no importa lo que diga la ciencia, la tela en particular se guarda con todo recelo por el Vaticano aunque en términos históricos sobre la imagen de Cristo cubierto después de la crucifixión, sea absolutamente falsa.

Comentarios