back-future-ii-00

Hace apenas un par de días salió un video, que busca ser viral, en donde se muestra al mítico “doc” de la película “Volver al futuro”, mostrar la famosa patineta que flota y que Marty le pide prestada a unas niñas, para huir de su antagonista, en la segunda película de la saga. La patineta en cuestión parece funcionar rechazando la gravedad. Da la impresión que es como una especie de imán que al lanzarse a otro, de la misma polaridad, se rechazara y que esto la hace flotar literalmente.

Parece ya estar claro que el video es trucado. Ya en unocero hemos revisado este asunto  y da la impresión que es una campaña viral -quizás para presentar una nueva película del tema. No sabemos y además, muchos dudan de esto a partir que el actor que hace del doctor que viaja al futuro haya decidido tomar parte en esta farsa. La pregunta que surge en todo esto es si una patineta como la que se muestra en el video (y antes en la película mencionada), puede existir en el mundo real. ¿Qué dice la física en todo esto?

El principio por el cual la patineta podría funcionar pareciera ser el de antigravedad. Esta se define como una fuerza (hipotética hasta el momento), predicha por las leyes de la física de altas energías. Consiste en la repulsión de todos los cuerpos debido a una fuerza que es igual en magnitud a la gravedad pero en vez de ser atractiva, es repulsiva.

Se ha predicho, sin que haya sido demostrado aún, la existencia del gravitrón, un bosón hipotético (como lo fue en su momento la partícula de Dios, o Bosón de Higgs), la cual sería responsable de la interacción gravitatoria de la materia (interacción atractiva). La gravedad es un tema abierto en donde se tienen cada vez más preguntas que respuestas. De existir ese bosón, serían como la parte faltante de una de las grandes teorías de la física.

Sabemos que en la física de las partículas tenemos las respectivas antipartículas. Así, el electrón tiene un positrón, misma cantidad de carga pero positiva. Si seguimos esta idea, hallaremos que todas las partículas contienen su contraparte en antipartículas. Siguiendo ese razonamiento, en caso de existir el gravitrón, habría un antigravitrón y podríamos hacer antigravedad, es decir, partículas que tuviesen repulsión y no atracción. Así pues, el antigravitón sería responsable de una interacción repulsiva mediante una fuerza que mantendría a estas antipartículas separadas, con una magnitud perfectamente igual a la ejercida por el gravitrón para producir las interacciones atractivas.

Repetimos, nadie ha hallado al gravitrón por lo que el antigravitrón de existir, estaría en este mismo rubro de partículas predichas por la teoría pero no encontradas. Si alguien hubiese creado la mítica patineta de “Volver al Futuro”, habría descubierto la fuente de la antigravedad y eso aún no pasa de ser ciencia-ficción. Imaginen tener un dispositivo que genera antigravedad, el cual no parece fácil de imaginar cómo podría funcionar, empezando porque la patineta mostrada no parece tener ningún motor, nada que la haga funcionar, o que use algún tipo de energía. Pero concedamos que pudiese existir. Si así fuese, sus descubridores ya serían candidatos al siguiente Premio Nobel de Física, pero esto no ha ocurrido y la razón es clara: todo esto es un bonito cuento que se ha hecho prácticamente viral por la comunicación en la red.

Por lo tanto, no todo lo que brilla es oro y no todo video en Internet es cierto. A veces nos gana las ganas de creer, pero en este particular caso, todo esto parece ser simplemente un experimento sociológico o bien una campaña publicitaria de algo. Eventualmente lo sabremos. Una cosa es clara: la patineta de la película “Volver al futuro II”, no existe.

Enlaces Patrocinados
Comentarios