Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El gobierno norteamericano demandó a Edgar Mitchell, el sexto hombre en la Luna, después de que descubrió la NASA que Mitchell había ido a una casa de subastas en Nueva York tratando de vender una cámara de 16 mm para adquisición de datos, la cual se supone, tenía que haberse quedado en el módulo lunar. Mitchell ha dicho que han pasado tantos años desde que el gobierno asumió que loa cámara había sido robada y que aparte, el ahora exastronauta de 80 años de edad, la tiene como un regalo de acuerdo a las políticas de la NASA de ese entonces sobre el equipo usado.

Sin embargo, el gobierno no tiene ningún registro de haberle dado a Mitchell la cámara, quien decidió sacarla del módulo lunar antes de partir de la Luna y regresar a la Tierra. Así entonces ya un jurado ha dicho que el gobierno no está cercado por ningún estatuto de limitaciones, rechazando la moción de Mitchell para anular la demanda.

La cámara, con medidas 15 x 10 x 5 cms, llamada Data Adquisition Camera (DAC), fue una de las dos cámaras de 16 mm a bordo del módulo lunar “Antares”, del Apolo 14, que alunizó el 5 de febrero de 1971. Usada para grabar datos ingenieriles, del terreno y para tomar fotos de la superficie lunar, esta cámara particular se montó por dentro del módulo lunar, mirando hacia afuera por la ventana derecha. La cámara tomó los cinco minutos finales del alunizaje de Antares. Después de 33 horas en la superficie lunar,  incluyendo dos caminatas por la superficie de la Luna, Shepard y Mitchell regresaron al módulo con la cámara todavía a bordo.

El plan de la misión pidió a los astronautas a dejar la DAC en Antares para ahorrar peso en el módulo de comando “Kitty Hawk”, la cápsula en donde regresaron los astronautas a la Tierra. Pero Mitchell tenía otros planes. Aparte de algunas partes de los trajes espaciales y de otros elementos, Mitchell pasó la cámara al módulo de comando para regresar a la Tierra. “Además de traer la cinta con los datos, también me traje la cámara“, indicó Mitchell a WPTV, una cadena afiliada a la NBC cerca de su casa en Palm Beach, California.

Sin embargo, los astronautas del Apolo 14 no fueron los únicos que se hicieron de partes del módulo lunar: Quienes estuvieron en las naves Apolo 12 y Apolo 15, se llevaron partes de sus trajes espaciales, antes de que estos fuesen abandonados en la superficie lunar. Pero el caso de Mitchell es diferente porque los otros astronautas pidieron permiso a sus jefes y dieron además una lista de artículos que planeaban hacerlos de su propiedad, lo que aparentemente Mitchell no hizo. “Ellos me dieron una lista de cosas que traerían de regreso“, dijo Deke Slayton, jefe del cuerpo de astronautas, quien murió en 1993. “Yo le di a la oficina del programa la lista de artículos que los astronautas iban a traer de vuelta“, dijo en su momento.

Mitchell no parece estar dispuesto a regresar la cámara y se prepara ya para ir a juicio el año que viene. Cabe señalar que Edgar Mitchell tiene un sitio web en donde reseña sus actividades como astronauta y en donde está dispuesto a dar conferencias (pagadas, desde luego), así como una sección de ventas de DVDs y fotografías autografiadas.

Fuente: SlashDot

Desde la Red…
Comentarios