GRIAL-00

Muchas veces misterios casi impenetrables están muy cerca de nosotros. Por ejemplo, la Luna, a pesar de los siglos que el hombre la ha observado, sigue siendo un verdadero enigma. Muchas hipótesis sobre cómo es que la superficie de la Luna se formó han sido elaboradas, y por ello se lanzó GRAIL (Gravity Recovery and Interior Laboratory), una sonda que orbita la Luna que parece ha hallado algunas pistas importantes sobre los orígenes de los mares en nuestro satélite natural.

La imagen que muchas veces vemos al observar la Luna, un conejo, es el resultado de los mares oscuros, pero hasta ahora no había ninguna idea formal sobre la razón de su existencia. Hay un debate en torno a este tema, en donde las naves no tripuladas han mandado por décadas imágenes que han mostrado que estas zonas son algo raro en el sistema solar. El lado oscuro de la Luna no tiene estos mares oscuros. Los científicos han sugerido desde fuerzas producidas por las mareas terrestres hasta diferencia en la razón de impactos de meteoros, como las causas principales.

El problema a resolver sobre este misterio parece estar en el inicio de su historia. La Luna fue sujeta a un bombardeo masivo de asteroides. Algunos de estos impactos chocaron contra la cortreza lunar y la lava salió de las perforaciones causadas. Recuérdese que en sus inicios, la Luna estaba lo suficientemente caliente como para que el magma saliese a la menor provocación.

Es claro que los “mares” de la Luna no lo son, pero probablemente lo fueron en añlgún momento. Miles de millones de años a antes, eran mares de lava que se fueron enfriando creando grandes áreas relativamente planas. Pero entonces cayeron muchos asteroides e impactos de meteoros, que oscurecieron la historia de dichos mares.

A través de una medición cuidadosa del campo gravitacional de la Luna, en un período de nueve meses, la NASA fue capaz de construir un mapa de la estructura interna de la Luna. En este caso fue un mapa detallado de lo grueso de la corteza lunar, lo que mostró que el lado visible de nuestro satélite ha sido más impactado que el lado oscuro de la Luna, aunque es evidente que la Luna ha sido impactada muchísimas veces desde hace cuatro mil millones de años. La edad se calculó estudiando la edad de los ultimos impactos de meteoros de los que se tiene noticia.

De acuerdo a la NASA, la explicación más simple es que un lado de la Luna, el que vemos, es rico en elementos radioactivos, como uranio y torio. Esto hace que este lado sea más caliente que el resto de la Luna y generó la lava que se terminó convirtiendo en lo que vemos como los mares de la Luna. Esto también significa que el número de cráteres del lado oscuro es un mejor indicador del promedio de bombardeo de asteroides cuando se formó el sistema solar, llevando dos naves no tripuladas, Ebb y Flow, que volaron en formación como parte de un trabajo para mapear las anomalías lunares en términos del campo gravitatorio. Para evitar la contaminación de los sitios históricos de la Luna, las naves fueron finalmente lanzadas contra una montaña cerca del polo norte lunar, el 17 de diciembre del 2012.

Referencias:

NASA

Enlaces Patrocinados
Comentarios