¿Acaso existen 75 billones de dólares? Las trece compañías de discos demandan a la compañía de compartición de archivos Limewire por violación de los derechos de autor, por esa cantidad. Los daños llegan, según ellos, a una cifra que simplemente no tiene siquiera sentido en la cabeza de muchas personas, que viene a ser algo así como 5 veces la deuda nacional de los Estados Unidos.

La jueza de la corte de distrito federal de Manhattan, Kimba Wood, ve sin embargo las cosas diferentes. Ella etiquetó los daños que alegan las compañías demandantes como un “absurdo“, así como contraria a las leyes de los derechos de autor, en una opinión de unas 14 páginas.

Las compañías de discos, quien han demandado daños que van desde los 400 mil millones de dólares a los 75 billones, han argumentos que la Sección 504(c)(1) de la Ley de los Derechos de Autor les da derecho a exigir reposición de los daños por cada instancia de violación de los mismos, donde dos o más partes están involucradas.

Para un sitio popular como Limewire, el cual tiene miles de usuarios y millones de descargas, Wood dice que la interpretación de la ley es de esta manera: “si los demandantes fueran capaces de adherirse a la teoría de daños estatutaria predicada en el número de violaciones directas por trabajo, los daños podrían llegar a la cifra de billones“, escribió. “Como indica el acusado (Limewire), los demandantes sugieren un premio que es ‘más dinero’ que el que toda la industria musical ha logrado desde la invención del fonógrafo de Edison en 1877“.

Aunque Wood concedió que la pregunta sobre la interpretación estatutaria era una “pregunta especial cerrada“, concluyó que los daños deberían limitarse a un daño por trabajo.

Estamos contentos que la juez siguió ambas, la ley y la lógica en llegar a la conclusión que llegó“, dijo el abogado de Limewire, Joseph Baio, de Willkie Farr & Gallaher. “Y aunque la jueza dijo en su opinión, que cuando las leyes de los derechos de autor se iniciaron, las legislaturas no podrían siquiera haber concebido lo que sería el mundo con la llegada de Internet. Así entonces, no se podría usar la historia legislativa. En lugar de eso, el tema exagerado en todos sentidos, debe ponerse en una perspectiva razonable para evitar absurdos y posiblemente una salida anticonstitucional“. Baio, quien representa a Limewire en el juicio que empezará el 2 de mayo, bromeó diciendo que el dinero que las companías buscan de su cliente podría ser mejor gastado en hospitales o bien, eliminar la deuda nacional.

En cambio, el abogado de las 13 compañías demandantes, Glenn Pomerantz, de Munger, Tolles & Olson, no quiso hacer comentarios al respecto.

Solamente para que nos demos cuenta de lo absurdo de la petición de los demandantes: un millón de segundos son 12 días; mil millones de segundos son 31 años; un billón de segundos son 31,688 años. Si esto aún le confunde, entonces considere que un millón de minutos es 1 año, 329 días, 10 horas y 40 minutos; mil millones de minutos fue algo así del tiempo de Jesucristo a la fecha. Un millón de horas empezó cuando era 1885 a la fecha.  Mil millones de horas simplemente es más tiempo que el hombre ha permanecido en la Tierra.

Algunas perspectivas sobre el esta gigantesca cifra: Un billón es esta cifra: 1,000,000,000,000; Los Estados Unidos no han existido por un billón de segundos; La civilización occidental no ha estado siquiera presente por un billón de segundos; Un billón de segundos (31,688 años), es algo así cuando los neadertales hicieron su aparición en Europa.

Por último, para los norteamericanos, la notación cambia. Así:

Millón: 1,000,000
Billón: 1,000,000,000
Trillón: 1,000,000,000,000
Quintillón: 1,000,000,000,000,000,000
Sextillón: 1,000,000,000,000,000,000,000
Nonillón: 1,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000
Centillón: 1 seguido de 303 ceros

 

(*) Hablamos de billones en español, no en inglés, es decir, de lo que los norteamericanos definen como un trillón.

 

Fuentes: Tysknews; Law

Enlaces Patrocinados
Comentarios