Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hace algunos días, para ser exactos, el 26 de diciembre, pero de 1791, nació Charles Babbage, el hombre que inventó la máquina calculadora, aunque él no pudo ver realizado su idea por la falta de desarrollo tecnológico, aunque hubiese estado encantado de ver las modernas computadoras y calculadoras. No es pues exagerado decir que Babbage debería ser considerado el padre de la computadora.

Babbage era el hijo de un banquero. Nació en Londres y debido a ser un chico enfermizo, pasó la mayoría de su infancia en Devon. Igualmente por ello, parte de su primera educación se realizó con tutores privados.

Sin embargo, Babbage aprendió solo matemáticas antes de entrar a Cambridge a los 18 años y no se impresionó del estándar en la instrucción matemática que se daba en dicha institución. Se recibió en 1814 sin siquiera presentar exámenes. Desde 1828 a 1839 ocupó la cátedra Lucasiana de matemáticas, la cual hoy tiene ni más ni menos que Stephen Hawking.

Pero caracterizar a Babbage como matemático no es exacto pues sus intereses eran mucho más amplios. Fue electo como “Fellow” de la Sociedad Real en 1816 y fue parte fundamental cuando se fundó la Sociedad Astronómica en 1820.

Babbage concibió la idea de su motor de diferencias, el cual podía calcular el valor de funciones polinomiales sin necesidad de multiplicación y divisiones. Construyó un pequeño modelo de demostración, el “Difference Engine 0”, en 1822, y por ello se le dio el dinero para construir una mejor versión a la que bautizó como “Difference Engine 1”.

Intentó Babbage hacer esto con la ayuda de Joseph Clement, un habilidoso trabajador del metal, pero para tener éxito, tenía que ser muy preciso en la construcción de las piezas y en ese tiempo no era posible llegar a los niveles que requería Babbage.

Babbage era, de hecho, un buen ingeniero mecánico por derecho propio y construyó muchas de las piezas de prueba, estudiando los métodos de fabricación de forma que pudiesen estar disponibles para producir eventualmente las partes que él necesitaba.

El “Difference Engine 1” podría haber medido unos 8 x 7 x 3 pies y podría haber pesado toneladas. Nunca se completó y el proyecto se detuvo en 1833. Fueron muchos años para un proyecto (más de 10) y probablemente Babbage ya tenía otros proyectos en mente desde hacía mucho tiempo.

En 1833 Ada Lovelace conoció a Charles Babbage en una fiesta de científicos, entre otras luminarias. Babbage era famoso por estas tertulias que hacía en su casa. El 17 de junio de ese año, Ada y Annabella Lady Byron fueron con Babbage a una demostración de su máquina analítica 1, el “Difference Engine 1”, pues.

También estaba Augustus De Morgan (sí, el de las leyes de Morgan de la lógica) y más tarde tutor de Ada, quien quería estudiar cálculo. La máquina, evidentemente, no funcionaba pero probablemente algunas partes podían mostrar algunos cálculos simples. De acuerdo a De Morgan, los visitantes estaban extasiados.

Esta máquina de Babbage se quiso reconstruir en 1910 al menos parcialmente y ahora hay un proyecto llamado Plan 28, el cual es una referencia a la enorme cantidad de documentación de Babbage, lo cual podría terminar con la construcción real del “Difference Engine 1”, para el 2030, 200 años después del diseño original.

Charles Babbage fue un visionario. Mike James escribió sobre él: “su maldición es que fue un hombre que nació antes de que existiese la tecnología para hacer sus ideas una realidad”.

Referencias: i-programmer, Charles Babbage 

Desde la Red…
Comentarios