Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Existen personas que dicen poder controlar su cuerpo de maneras sobrenaturales. Tal es el caso de los que dicen tener la habilidad de atraer metales y que al parecer hay decenas en el mundo con esta capacidad. Pero ¿qué ocurre cuando uno de ellos se somete a una prueba para medir la veracidad de su poder?

Ivan Stoiljkovic es un niño de la República de Croacia. Saltó a la fama en el 2011, luego de que sus familiares afirmaran que tenía una habilidad sobrenatural: los metales eran atraídos a su cuerpo y podía soportar objetos de gran peso en él. También decían que era más fuerte que la mayoría de los niños de su edad.

Pero éste no es el único caso. Un hombre chino llamado Liew Thow Lin sorprendió a su país luego de mantener metales de gran peso pegados a su piel. Pero sin duda, la persona más famosa con esta habilidad es el coreano apodado Hombre Magnético, quien solía dar presentaciones en diferentes partes del país y fue llevado a un programa de televisión donde mostró sus capacidades.

Lo que este hombre no sabía era que se pondrían a prueba sus habilidades en dicho programa, en donde también había una persona, James Randi (un ilusionista, escritor y escéptico canadiense), que afirmaba que todo era un engaño extremadamente simple y que sólo se trataba de una piel pegajosa y no de una habilidad fuera de este mundo, además de que esta persona se aprovechaba de las personas para obtener dinero.

El Hombre Magnético, al darse cuenta que le pondrían a prueba sus habilidades, se puso extremadamente nervioso y se podía observar en su rostro su incomodidad. James Randi, procedió a explicar cómo es que llevarían a cabo dicho procedimiento: pondrían talco en el pecho del hombre y si decía la verdad, podría mantener pegados los metales a su cuerpo, pues el talco no interrumpe el magnetismo.

En cambio, si mentía y sólo se trataba de una piel pegajosa, al ponerle talco en su pecho no podría sostener nada. Cabe recordar que la fundación de James Randi tenía un reto sin completar, ya que si una persona demostraba tener un poder sobrenatural se le otorgaría más de un millón de dólares.

Esta era la oportunidad del Hombre Magnético para hacerse rico, pero lo que ocurrió fue algo muy lamentable: no pudo mantener ningún objeto con su piel y el talco demostró que simplemente era una piel pegajosa. Todos en el lugar lo observaban mientras en su cara tenía un semblante de decepción.

Lo mismo ocurrió con el hombre chino, Liew Thow Lin, a quienes los médicos llegaron a la conclusión de que realmente no transmitía ningún magnetismo; simplemente su piel era más pegajosa de lo habitual.

Hasta el día de hoy, decenas de personas dicen tener esta habilidad, pero ninguno de ellos han podido superar las pruebas o demostrar tener poderes sobrenaturales, por lo que el reto de la fundación de James Randi continúa en pie.

Referencias: Misterios, Taringa, Contacto

Desde la Red…
Comentarios