Juno es la más reciente sonda de la NASA, la cual está investigando las peculiaridades del gigante gaseoso Júpiter. Se acerca el momento ahora, llamado perijove, en donde la nave se acercará lo más posible al planeta y estará a unos 4,150 kilómetros de altura sobre el gigante en donde podrá ver las enormes nubes que viajan a unos 57.8 kilómetros por segundo. Siete de los ocho instrumentos de Juno serán alimentados de energía eléctrica para poder recolectar datos durante el acercamiento.

“Esta será la primera vez que se planea operar a Juno en toda su capacidad para investigar la estructura interior de Júpiter a través de su campo gravitatorio”, dijo Scott Bolton, investigador principal de la misión, desde el Instituto de Investigaciones del Suroeste, en San Antonio. “Estamos ansiosos de saber qué revela la gravedad de Júpiter, la cual nos dará pistas sobre su pasado y su futuro”, agregó.

Los controladores de la misión decidieron no recolectar datos con el instrumento llamado JIRAM (Jovian Infrared Auroral Mapper) durante este viaje que hará en diciembre Juno, para así permitir al equipo completar una actualización del software de la nave espacial que procesa los datos científicos del JIRAM. Un parche en el software permitirá a JIRAM se llevará a cabo en el siguiente perijove, el 2 de febrero de 2017.

El equipo de la misión sigue sopesando sus opciones sobre las modificaciones del período orbital de Juno, es decir, cuánto tiempo le toma a la nave completar una órbita alrededor de Júpiter. El período actual es de 53.4 días. Se hacen planes para ajustar este período buscando reducirlo a 14 días.

“Tenemos una nave en perfectas condiciones que está desempeñando su misión de manera admirable”, dijo Rick Nybakken, administrador del proyecto Juno en el JetLab de la NASA, en Pasadena, California. “Lo que no queremos hacer es añadir ningún riesgo innecesario por lo que nos estamos moviendo con cuidado”, añadió.

Juno fue lanzada el 5 de agosto de 2011 desde Cabo Cañaveral, Florida, y llegó a Júpiter el 4 de julio de 2016. Durante su misión de exploración, Juno tratará de observar de manera cercana las nubes que se forman en el gigante del sistema solar, viajando a unos 4,100 kilómetros de la superficie del planeta. Durante estos vuelos, la sonda estará bajo la nube que oscurece al planeta y así estudiará sus auroras para así aprender más de su origen atmósfera y magnetósfera.

El nombre de Juno viene de la mitología romana. El dios mítico Júpiter se puso alrededor de él un velo de nubes para esconder sus actos pero su mujer, Juno, fue capaz de ver entre las nubes y revelar la verdadera naturaleza de Júpiter.

Referencias: Phys.org 

Enlaces Patrocinados
Comentarios