Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La compañía comercial espacial más secreta del planeta se llama Blue Origin, es de Jeff Bezos, el fundador de Amazon y ha hecho una serie de exitosas pruebas de sus nuevos motores de hidrógeno y oxígeno líquido en las instalaciones de la NASA, en Mississippi.

El motor, de 100,000 libras, usa oxígeno e hidrógeno líquido como combustible. Los planes de Blue Origin es usar estos motores como parte de sus sistema reutilizable para lanzar naves espaciales en órbita, como parte del proyecto de la NASA de desarrollo comercial en el espacio (CCDev) por sus siglas en inglés. La compañía, cuya sede está en Washington, es una de cuatros firmas privadas espaciales que han recibido fondos para el desarrollo de naves espaciales tripuladas que sean capaces de poner astronautas en órbita. Los otros participantes son Boeing, Sierra Nevada y SpaceX, de Elon Musk.

“Estamos emocionados de haber demostrado una nueva clase de motores de hidrógeno de alto desempeño”, dijo Rob Meyerson, presidente y gerente del programa de Blue Origin en un comunicado de la NASA. “El acceso a las instalaciones de la NASA y la operación de su talentoso equipo fue muy importante para probar toda la potencia de estos motores”.

Los motores con combustible de Hidrógeno fueron usados en el programa del taxi espacial como el combustible de los motores proncipales en los orbitadores. Esta primera prueba de Blue Origin  con este tipo de combustible no se hacía desde hace años. Se ha usado por mucho tiempo el cohete Delta IV, quien se ha convertido en el caballo de batalla en los lanzamientos espacuales. Los motores Merlín, del Falcon 9, de SpaceX, así como los cohetes Atlas V, usan un kerosén de alto grado como combustible. Sierra Nevada planea usar un Atlas V para lanzar un vehículo, mientras que SpaceX continuará con su propio prototipo Falcon 9. Boeing en cambio dice que sus naves tripuladas serán compatibles con Atlas V y Falcon 9, así como con el cohete Delta IV.

Al contrario de sus competidores, Blue Origin ha hecho muy poca publicidad de sus desarrollos de vehículos espaciales. De pronto se saben algunos pocos detalles, y esto pasa cuando trabajan en conjunto con la NASA directamente. El programa CCDev ha dado dinero en dos fases separadas. La tercera fase de fondos se anunciará en agosto y de las cuatro empresas mencionadas, solamente Blue Origin no fue incluida.

No se sabe pues si Blue Origin continuará en el desarrollo del programa de naves espaciales tripuladas, pues la compañía tiene otros desarrollos de pruebas espaciales y de acuerdo con el sitio web de Blue Origin, está muy ocupada contratando personal.

Referencias:

Blue Origin websiteWired

Desde la Red…
Comentarios