Inyección sin aguja

Muchos consideramos el método de la inyección con aguja como algo totalmente primitivo que, además de doler, supone un ritual molesto y embarazoso. Es por eso que un grupo de desarrolladores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) acaban de diseñar un inyector propulsado magnéticamente que introduce el medicamento a través de la piel con mayor eficiencia que una jeringa tradicional. Todo esto sin la más mínima señal de dolor.

Este propulsor funciona mediante un pistón magnético que es estimulado a través de una bobina eléctrica que genera una propulsión inmediata que viaja a través de un conducto tan grueso como la trompa de un mosquito para penetrar la piel sin dolor.

Los científicos responsables han hecho una serie de pruebas que demuestran que, además de entregar eficientemente la mayoría de los medicamentos, la presión de inyección y su velocidad pueden ser controladas fácilmente.

La tecnología de ‘propulsión jet’ lleva décadas disponible para los humanos. Sin embargo, su uso se ha limitado tanto, que la mayoría de los investigadores pasaron por alto esta alternativa a la aguja tradicional que ha penetrado las pieles de tantas personas a lo largo de incontables décadas. Al final, es probable que este reemplazo nos ayude a administrar medicinas de manera intramuscular, evitándonos el dolor y la molestia.

En el video podemos ver a los profesores Ian Hunter y Kathy Hogan, ambos investigadores principales de este proyecto que, de manera muy solemne, explican mediante simulaciones por computadora la forma en la que la medicina entra en el torrente sanguíneo utilizando su método. El sistema funciona con el mismo principio de empuje de las jeringas tradicionales. No obstante, este elimina la jeringa y la reemplaza con un chorro de alta propulsión que penetra la piel.

Muchos estaremos de acuerdo que la espera por probar y utilizar este método será larga. Aún no se tiene fecha para su adopción en las instituciones médicas principales. Sin embargo, sus desarrolladores prometen una mayor eficiencia en la forma en que medicamos a nuestros pacientes, revolucionando el mundo médico una vez más.

Referencias: MIT, GizMag y ScienceDirect

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios