Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

computadora de agua

Un nuevo concepto relacionado con la informática fue anunciado recientemente por un grupo de investigadores en la Universidad de Aalto, en Finlandia. En lugar de emplear un chip de silicio para almacenar o procesar información digital, han utilizado gotas de agua que, depositadas sobre una superficie altamente repelente al agua, rebotan como bolas de billar. En estas condiciones, las gotas pueden efectuar operaciones booleanas, base matemática sobre la que descansa la mayoría de lenguajes de programación, o el almacenaje de datos binarios.

Las gotas de agua son capaces de funcionar de esta manera gracias a la utilización de una superficie altamente repelente al agua (superhidrófobas) sobre la que rebotan unas contra otras como si fuesen bolas de billar. En el trabajo ha sido publicado en la última edición de la revista Advanced Materials. Los responsables del estudio determinaron experimentalmente la forma en que las gotas de agua se comportan sobre una superficie altamente hidrófoba compuesta por una placa de cobre recubierta de plata y químicamente modificada por un compuesto de flúor. Sobre este sustrato se trazaron pequeños canales que sirven de guía a las gotas, que se desplazan gracias a la pequeña inclinación que posee.

A lo largo del experimento se consiguió hacer funcionar un dispositivo de memoria que utiliza las gotas como bits de información digital. Y como puedes ver en uno de los vídeos, las gotas también son capaces de efectuar algunas de las operaciones elementales del álgebra de Boole, como “AND” y “OR”. Y eso no es todo: agregando una sustancia química a las gotas de agua se puede controlar su comportamiento, permitiendo que al chocar se fusionen entre sí o no.

Robin Ras, uno de los investigadores que formó parte del grupo de trabajo, se mostró sorprendido de que este fenómeno no haya sido observado antes. De hecho, el mismo llevó a cabo los primeros experimentos en el jardín de su madre, viendo como se comportaban algunas gotas de agua sobre  las hojas de plantas que son naturalmente repelentes al agua. A pesar de que se trata de una tecnología que al menos en teoría permitiría la construcción de computadoras capaces de funcionar sin electricidad, lo cierto es que difícilmente se convierta en un producto comercial.

Referencia: Advance Materials

Desde la Red…
Comentarios