La transmisión inalámbrica de energía es una técnica que permite la distribución de energía eléctrica sin utilizar ningún soporte material. Nikola Tesla lo desarrolló en el año 1891 y es conocido como efecto Tesla (nombrado así en honor a él), consiste en variaciones en el flujo magnético, que tienen la capacidad de transmitir a distancia electricidad sin necesitar ningún medio, ya sea sólido o algún tipo de conductor. Entre las aplicaciones se encuentra la posibilidad de alimentar lugares de difícil acceso.

Las ondas se transmiten a través del espacio, necesitando un conector y un receptor. Contrariamente a la transmisión de datos, el rendimiento es el criterio a maximizar, y que determinará las diferencias entre las principales tecnologías.

Así pues, estas bobinas, conocidas como bobinas de Tesla (también simplemente: bobinas Tesla) es un tipo de transformador resonante, llamado así en honor a su inventor, Nikola Tesla. Las bobinas de Tesla están compuestas por una serie de circuitos eléctricos resonantes acoplados. En realidad Nikola Tesla experimentó con una gran variedad de bobinas y configuraciones, así que es difícil describir un modo específico de construcción que satisfaga a aquéllos que hablan sobre bobinas de Tesla. Las primeras bobinas y las bobinas posteriores varían en configuraciones y montajes. Generalmente las bobinas de Tesla crean descargas eléctricas de alcances del orden de metros, lo que las hace muy espectaculares.

Las bobinas Tesla son dispositivos muy populares entre ciertos ingenieros eléctricos y entusiastas de la electrónica. A alguien que construye una bobina de Tesla, por hobby o afición, se le llama “bobinador Tesla”. Hay incluso convenciones donde la gente acude con sus bobinas caseras y otros dispositivos de interés. Las bobinas Tesla de baja energía se usan también como fuentes de alto voltaje para la fotografía Kirlian. También se usan como elementos educacionales.

Muchas bobinas Tesla han aparecido en películas de ciencia ficción, en donde se ven arcos voltaicos que van de un polo a otro. Son realmente espectaculares.

Pero todo esto viene a cuento porque acabo de ver un simpático de video de alguien que usando una bobina Tesla, borra CDs (y quiero creer que también DVDs). En el siguiente video se ve el uso de esta idea de Tesla en un aparato funcional, que evidentemente deshace la superficie en donde se escriben los ceros y unos. Al final -sorpréndase usted- queda el disco a borrar totalmente transparente.

Fuente: Gizmodo

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios