Impresión 3D de arterias funcionalesBioingenieros de la Universidad de Pennsylvania han logrado algo que parecería de ciencia ficción: imprimir nuestros propios órganos. Para ello, sólo necesitaremos una impresora 3D modificada, azúcar y unos cuantos litros de un preparado de células madre del propio paciente con el que se fabricaran un par de riñones nuevos.

El primer paso hacia este delirante futuro lo ha dado este grupo de científicos que ha logrado imprimir capilares artificiales. Uno de los mayores problemas a la hora de trabajar con células madre es lograr dotar a los órganos de un sistema de capilares funcional que lleve óxigeno y nutrientes a todos los ríncones de un hipotético órgano sintético.

Lo que ha hecho el grupo de Pennsylvania ha sido utilizar una impresora 3D modificada a partir de una impresora Rep Rap de código abierto para crear capilares a base de azúcar. Una vez hecha esta red de finas venas y arterias es instalada en un tejido y solo basta con eliminar el azúcar inyectando agua en el sistema para tener una red circulatoria funcional.

Las primeras pruebas de este sistema se han realizado suspendiendo la red de arterias en un bloque de gel. Los capilares creados de esta forma no sólo son aptos para transportar sangre, sino que ha comprobado que funcionan a la hora de alimentar células vivas.

Ahora el siguiente paso es el de intentar crear órganos funcionales completos, aunque aún quedan años antes de verlo como realidad estos primeros pasos son muy alentadores para su creación.

Referencia: University of Pennsylvania

Enlaces Patrocinados
Comentarios