Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Con los años, las técnicas de las huellas digitales han evolucionado desde la impresión de las mismas, manchando los dedos con tinta, a pantallas con sensores e incluso, a un par de sistemas que trabajan a distancias relativamente cortas pero sin obligar a los individuos a poner sus huellas digitales contra una superficie.  Ahora una compañía ha desarrollado un prototipo de dispositivo que permite escanear las huellas digitales de personas que estén a unos dos metros de distancia, un enfoque que podría ser especialmente útil para los puntos de revisión y de seguridad en lugares como Iraq y Afganistán, o yendo menos lejos, en los aeropuertos.

El dispositivo llamado AIRprint está siendo desarrollado por la empresa Advanced Optical Systems (AOS). Detecta las huellas digitales haciendo brillar luz polarizada en la mano de la persona y analizando la reflexión de la luz, usando dos cámaras configuradas para detectar diferentes polarizaciones.

John Burham, director de proyectos de la empresa con sede en Huntsville, Alabama, Estados Unidos, dice que AIRprint podría hacer más eficiente la revisión de personas en un número de escenarios. En lugar de teclear una contraseña o de poner un dedo en un escáner de huellas digitales, los individuos podrían simplemente levantar su brazo y poner la palma hacia adelante, en la dirección de la puerta de seguridad mientras que el dispositivo está verificando su identidad. “Estamos buscando lugares en donde los métodos estándar son una pesadilla“, dice Burham. Por ejemplo, AIRprint podría ponerse en conjunto con un sistema de control vía tarjetas, el cual se satura de personas a la entrada y la salida de las jornadas laborales.

Más pequeña que una caja de pañuelos faciales, el AIRprint tiene dos cámaras de 1.3 megapixeles y una fuente de luz polarizada. Una cámara recibe la luz polarizada horizontalmente, mientras que la otra recibe la luz polarizada verticalmente. Cuando la luz toca un dedo, los surcos de la huella digital se reflejan de una manera con la polarización, mientras que la otra polarización observa los espacios entre los surcos de la huella digital. “El punto fundamental es que si se ve una imagen sin ninguna polarización, se pueden ver las huellas digitales, pero no se ven nada bien“, indica Burham. Separando las polarizaciones vertical y horizontal, el dispositivo puede sobreponer ambas imágenes y producir una huella digital muy precisa, la cual es alimentada a la computadora para su verificación.

El prototipo puede escanear una huella en 0.1 segundos y procesarla en cerca de 4 segundos, puede solamente trabajar con un dedo a la vez. Además, el dedo escaneado debe mantenerse a una distancia fija del dispositivo. Pero en la versión que se está trabajando ahora, los expertos han hecho mejoras significativas. Por ejemplo, se espera que pueda escanear los cinco dedos al mismo tiempo, incluso si la persona se está moviendo hacia la cámara o alejando de ella. El proceso de análisis de las huellas además, ha caído a menos de un segundo en total.

Burham dice que muchos clientes potenciales han indicado que escanear un solo dedo sería suficiente para sus necesidades, por lo que la empresa planea vender dispositivos para un solo dedo y otros más caros, que contemplen el análisis de cinco dedos a la vez. “Estamos buscando tener listo un producto para el mercado para el principio del tercer cuarto de este año“, dice Burham.

La milicia ha tenido un interés cada vez mayor en los sensores biométricos que operan a distancia. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos han otorgado 1.5 millones de dólares al Laboratorio CyLab de Biométrica, de Carnegie Melon, por dar soporte a tecnología que puede detectar los iris de las personas a 13 metros de distancia.

Un cliente potencial para AIRprint, Jeremy Powell, cabeza de las operaciones de identidad en los cuarteles generales de la Marina norteamericana, vio una demostración hace un año. Actualmente los individuos que entran a las premisas militares tienen que colocar los dedos en escáner digital y desde luego, buscan una mejor solución. Powell preferiría tener a una distancia segura entre el marino y la persona que está siendo escaneada. El dispositivo AIRprint podría estar en un trípode, conectado a un cable que podría estar detrás de una pared contra bombas, donde el marino podría con toda seguridad valorar el resultado del escaneo de las huellas digitales.

Poder medir, vía AIRprint, las huellas digitales a dos metros de distancia representa algo más que un avance técnico. “Es un paso que nos acerca cada vez más a verificar la identidad de una persona desde una distancia segura, con o sin su conocimiento. Como toda nueva tecnología, la esperanza es avanzar más para hacer que las mediciones se puedan hacer desde más lejos“, dice Powell. “Esto podría permitir a los marinos identificar un blanco antes de decidir tomar acciones“.

Los últimos nueve años, los marinos han incrementado el uso de las medidas biométricas para distinguir a los amigos en zonas con niebla en Iraq y Afganistán, dice Powell. “Actualmente hemos tenido mucho éxito, pero tecnologías como AIRprint tienen el potencial de hacer aún más“.

Fuente: Technology Review

Desde la Red…
Comentarios