Elephants in KenyaLa conservación de las especies animales es algo muy complicado, pues muchas veces alguna parte de su cuerpo vale mucho dinero en diversas partes del mundo. El caso de la cacería furtiva de elefantes en Kenia es uno muy sonado y para combatir este problema ahora se están utilizando drones y iPads conectados a Google Earth, además de otros dispositivos como lentes de visión nocturna.

Según un reporte de la ONU, este año han muerto más de 232 elefantes debido a que la demanda de marfil (que se obtiene de los colmillos de los elefantes) se ha duplicado en economías como la china y la tailandesa desde 2007. El material que se obtiene de los colmillos de los elefantes es muy costoso y puede llegar a valer más de 8,000 dólares en ciertos mercados, así que la caza furtiva de estos animales ha aumentado mucho por las cuestiones monetarias.

Marc Goss trabaja para luchar contra los cazadores en la Reserva Nacional de Masai Mara en Kenia –que además de ser hogar de los elefantes también está habitada por la tribu de los Masai Mara– y según reporta el diario español El País, Goss ha declarado que se ha observado un incremento en el número de cazadores furtivos en la zona. La patrulla de Goss ahora utiliza drones, que en un principio se lanzaron para tomar imágenes de los cazadores furtivos.

El detalle es que pronto, el equipo se dio cuenta de que a los elefantes les asustaba el ruido de los drones porque tal vez piensan que es un enjambre de abejas, así que cuando uno está cerca, huyen del lugar. Esto ha resultado muy útil porque al controlar los drones, el equipo de Goss puede controlar la dirección que toman los elefantes y así, es posible alejarlos de los cazadores a tiempo. El País explicó que según un hombre llamado James Hardy, un drone puede hacer el trabajo de 50 guardias de la reserva y que por eso, pronto se espera poder comprar 10 drones más que estén modificados para lanzar capsaicina, sustancia que ahuyentará a los elefantes cuando estén cerca del peligro.

Por ahora las poblaciones de elefantes no han sufrido cambios considerables en países como Botswana o Zimbabue, pero en Kenia el problema está tomando proporciones enormes y el gobierno ya envió fuerzas paramilitares para combatirlo. Además de este esfuerzo y la promesa de crear penas más duras ante la matanza de elefantes y otros animales como los rinocerontes, los drones son una muy buena idea porque como se ha demostrado, traen muchos beneficios. No sólo pueden monitorear a las poblaciones, cazadores y habitantes de la reserva, sino que pueden ser modificados para generar una acción que de hecho salve a los elefantes en situaciones de riesgo.

Referencia: WWF, Global Travel Industry News

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios