Una marca de agua es una firma visual sobre una imagen que impide que ésta sea pirateada pues el logo del dueño, o una leyenda que indica quién es el propietario de la foto, hace imposible usarla sin pagar los derechos de autor. Muchas empresas que tienen cientos de miles de fotografías para su venta comercial, ponen sus catálogos de imágenes para que cualquiera pueda verlas y decidir cuál o cuáles son las imágenes que quieren. Por supuesto que estas imágenes se pueden descargar, pero tendrán esta firma -como en los billetes- que es la marca de agua y que aparentemente sólo pueden quitarlo los que han hecho este proceso, es decir, quienes tienen la imagen original.

Aquí en unocero ya hablamos alguna vez de este problema y además, escribí un pequeño programa para quitar las marcas de agua de unas postales que tenía en formato electrónico. Desde luego que pude quitar las marcas de agua porque el dueño de las postales, cuando las escaneó y les puso su marca de agua, las puso en color y as postales eran en realidad en blanco y negro. Por ende, eliminar las marcas de agua era algo factible de hacer.

Yo había llegado a la conclusión que quitar las marcas de agua era francamente imposible de hacer de forma automática, pero he aquí una investigación de unos investigadores que trabajan en Google, que han hallado una manera de quitar las marcas de agua a imágenes de sitios como Adobe Stock, por ejemplo.

El problema de eliminar las marcas de agua

Para poder entender este algoritmo, debe estar claro que las marcas de agua que se ponen en las fotografías muchas veces siguen siempre el mismo proceso. Los investigadores de Google escribieron un algoritmo que entrenaron para reconocer las imágenes con las marcas de agua para poderlas quitar automáticamente.

“Una vez descubiertas las vulnerabilidades en sistemas operativos, aplicaciones o protocolos, nosotros queremos hacer evidente estas vulnerabilidades y proponer soluciones para ayudar a las comunidades de fotografía y del mercado de imágenes comerciales, a que se adapten y mejoren sus esquemas para proteger sus contenidos a quienes tienen derechos: sus creadores”, es lo que dicen los investigadores, Tali Dekel y Michael Rubenstein, quien indica en el correspondiente blog: “De nuestros experimentos, la mayoría de las fotografías comerciales de stock, son susceptibles de poderles quitar la marca de agua”.

Los resultados se presentaron en la conferencia de Visión por Computadora y Reconocimiento de Patrones, el mes pasado. Se han hecho pequeñas modificaciones para que las marcas de agua sean más difíciles de quitar. Intentos por quitar estas nuevas marcas de agua con un algoritmo o con un editor de imágenes, dejará siempre rastros de la marca de agua, haciendo que la imagen no pueda usarse, al menos comercialmente.

“Y aunque no podemos garantizar de que habrá una manera de romper nuestro esquema de marcas de agua en el futuro, creemos (y nuestros experimentos muestran), que el proceso usado (llamado randomization), hace que un ataque a colecciones de imágenes [para quitar la marca de agua], resulte fundamentalmente más difícil”, dicen Dekel y Rubenstein.

He aquí el video donde explican lo que han hecho estos investiagdores en Google:

Referencias: Página de GitHub del proyecto 

Enlaces Patrocinados
Comentarios