Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Reemplazar el interior de una batería de li-ion con una especie de masa gelatinosa podría resultar una solución económica, segura y poderosa para dar energía a dispositivos distintos, desde teléfonos celulares hasta carros eléctricos.

Estas baterías de estado sólido están a la vuelta de la esquina. Un gel de electrolitos de la Leeds University en Reino Unido está listo para hacer su debut, la universidad sólo está buscando socios comerciales que le ayuden a poner su gel en la siguiente generación de acumuladores portátiles.

Una ventaja clave en el electrolito de Leeds es la manera en que se hace. Es colocado en hojas continuas como si se tratara de pasta fresca o una piel de fruta. El resultado es una batería delgada y flexible que puede ser apilada en capas para hacer pilas que retengan más energía que las que existen actualmente; lo mejor es que el proceso hace que sean bastante económicas de fabricar.

Estas pilas son además considerablemente más seguras que las de li-ion que todos usamos cotidianamente. El gel, a diferencia de los electrolitos encontrados en las baterías actuales, no se gotea. De hecho, una pila de gel no goteará aunque la claves en una pared. Acumuladores a prueba de filtraciones son aún mejores para su uso en carros eléctricos.

Otros usos posibles para estas pilas delgadas y flexibles incluyen la de dar poder a tarjetas inteligentes y almacenar energía de fuentes renovables como la solar y eólica.

Esperemos que este proyecto pueda financiarse y que muy pronto tengamos en nuestros teléfonos, computadoras y demás aparatos un acumulador confiable que le dé mayor tiempo de uso a cada uno de ellos.

Fuente: Cnet

Desde la Red…
Comentarios