Científicos de la Universidad de Oxford han desarrollado un  prototipo de gafas que mediante el uso de cámaras y un software es capaz de usar las ténues imágenes que detecta la visión residual de los discapacitados visuales para ver los objetos cercanos en su campo visual y traducirlos en forma de mensajes de voz.

Estas gafas inteligentes aprovechan la visión residual que suelen tener los ciegos para ayudarles a navegar en la realidad aprovechando las últimas tecnologías de reconocimiento semántico.

“Tomamos esos datos y los convertimos a una escala de grises en la que los objetos más cercanos son claros y los más lejanos aparecen oscuros; de esta manera, personas con muy poca visión pueden adivinar el tamaño y la forma de objetos cercanos y usar esa información para sortearlos si son obstáculos, atravesarlos si es una puerta, o decir hola si es una persona”, refieren los desarrolladores.

Aunque están experimentando también con ofrecer imágenes en color, se centran en desarrollarlas en blanco y negro teniendo en cuenta que la mayoría de las personas con debilidad visual tiene problemas percibiendo el color.

article-2480565-19150EF800000578-676_634x351

“Si los Google Glass sirven para grabar un vídeo mientras te tiras en paracaídas, por poner un ejemplo, estas gafas inteligentes estarán igualmente conectadas a la red y a la nube, aunque solo que para cumplir con una misión mucho más elemental. Queremos poder conectar las gafas al móvil para tener así acceso a aplicaciones que sirven de asistente personal, como Google Now, Google Googles o Camfind”, dijo Stephen Hicks, investigador responsable del proyecto.

“Vemos nuestras gafas inteligentes como un dispositivo conectado que se beneficiara de las tecnologías en la nube para ayudar en muchas situaciones del día a día, ya sea viajar de A a B con mapas y buscadores de rutas, viajar en autobús, leer señales o un menú, e incluso en escenarios complicados como encontrar una silla vacía en un café”.

Los expertos destacan que muchas de estas situaciones han sido resueltas de forma académica. Ahora, creen que pueden convertirlo en una realidad asequible para miles de personas con esta discapacidad. Confían en poder lanzar sus gafas al mercado a finales de 2014 o principios de 2015, y a precios asequibles.

Dentro de las enfermedades que podrían beneficiarse con el uso de las gafas se encuentran la retinitis pigmentosa, cataratas, retinopatía diabética y degeneración macular relacionada con la edad.

Referencia: Assisted-vision

Enlaces Patrocinados
Comentarios