Un grupo de astrónomos rusos dicen haber recogido una fuerte y misteriosa señal de radio en el espacio exterior. La posible fuente de ésta es interesante, ya que parece provenir de un sistema distante con una estrella similar al Sol.

Esto quizás signifique que la señal haya salido de un planeta lleno de civilización como el nuestro ¿verdad? Pero mejor, antes de asumir que hemos hallado la casa de E.T., hay que considerar que los astrónomos aún deben de encontrar otra señal que venga desde ese mismo punto y eso es algo muy poco probable.

Los astrónomos recogieron la señal original utilizando el radiotelescopio RATAN-600, en el observatorio de Zelenchukskaya al suroeste de Rusia. Sus datos indican que la señal provenía de la dirección de una estrella llamada HD164595, localizada a 95 años luz de la Tierra.

Eso es intrigante ya que la estrella es aproximadamente del tamaño del Sol, y es conocida por tener un planeta en su órbita. Por supuesto, este planeta orbita mucho más cerca de su estrella que Mercurio de nuestro Sol, por lo que es probable que sea demasiado caliente para sustentar la vida. Pero es posible que haya otros planetas en este sistema y que simplemente no sepamos de su existencia.

Aún así, Seth Shostak, director del centro de investigación SETI, advierte a las personas frenar su entusiasmo. Existen muchos tipos de posibles explicaciones para la causa de la detección, y hasta que una señal se capte en el mismo lugar en el cielo, nadie puede gritar que hemos encontrado vida extraterrestre. Cabe recordar que señales de este tipo se han recogido con anterioridad.

Lo que no está muy claro es exactamente qué clase de señal es. El receptor que los rusos usaron estaba establecido en un amplio ancho de banda, por lo que es difícil descifrar la fuente de la señal. Las posibilidades son muchas y podría tratarse de un mero efecto de un objeto del espacio hasta un mensaje de otra civilización, y al no conocer la fuente de la señal hace que sea difícil de sintonizarla de nuevo.

A pesar de lo anterior, Shostak y su equipo están muy al pendiente de HD164595. El fin de semana encendieron la Allen Telescope Array, una gran colección de telescopios al noreste de San Francisco, y los apuntaron en dirección a la estrella.

Pero hasta ahora, sólo han recibido silencio. Es importante considerar que estos telescopios no son tan grandes como el RATAN-600, por lo que es posible que no sean lo suficientemente poderosos para retomar lo que los astrónomos rusos encontraron.

Finalmente, Shostak dijo que no está claro el punto exacto de dónde provino la señal original. Debido al diseño del RATAN-600, los astrónomos sólo conocen el área general del origen de la señal, por lo que tendrán mucho trabajo por delante para intentar localizarla de nuevo.

Referencias: CNN, The Verge

Enlaces Patrocinados
Comentarios