Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Estimulación cerebral para mejorar en matemáticas

Después de sólo cinco días de la estimulación cerebral no invasiva y un poco de entrenamiento cognitivo, los investigadores de la Universidad de Oxford fueron capaces de mejorar habilidades como la aritmética mental y cálculos manuales. Algo que podría conducir a nuevas técnicas de educación así como ayudar a personas con problemas de aprendizaje o trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer o el Parkinson.

La técnica se llama estimulación transcraneal de ruido aleatorio (tRNS). Funciona mediante la mejora de la excitabilidad del cerebro, aplicando un ruido eléctrico aleatorio a las regiones objetivo de la corteza a través de electrodos de estimulación colocados en la superficie del cuero cabelludo.

“La tRNS ha surgido hace relativamente poco tiempo, así que ¿cómo la técnica influye en la excitabilidad de las neuronas individuales? sigue siendo un misterio, en un nivel más macroscópico, se piensa que la tRNS pueden aumentar la sincronización de disparo neuronal dentro de las regiones estimuladas de la corteza ya que las imágenes sugieren que este aumenta la eficiencia al utilizar los suministros de oxígeno y nutrientes “, dice el investigador Roi Cohen Kadosh.

“La técnica es no invasiva, indolora y relativamente barata, es menos perceptible que la estimulación transcraneal de corriente directa y se puede aplicar de manera independiente de la polaridad, lo que significa que no hay electrodos positivos o negativos de qué preocuparse”, agrego.

cerebro

En el estudio los investigadores estimularon la corteza prefrontal dorsolateral bilateral, un área clave para la aritmética en 25 voluntarios (algunos de los cuales fueron puestos en un grupo control), aplicándoseles la señal eléctrica a su cuero cabelludo durante 20 minutos.

Los participantes fueron capacitados en dos tipos de tareas cognitivas: cálculos (que implicó tareas aritméticas complejas) y ejercicios (tareas matemáticas que requieren el uso de la memoria de trabajo). Esto, junto con los tRNS, se les aplicó durante cinco días consecutivos.

Los resultados mostraron que las personas que recibieron el tRNS mejoraron la velocidad tanto de cálculo y como de la aritmética mental. Pero además de eso, las pruebas realizadas seis meses después, revelaron cambios de comportamiento y fisiológicas de larga duración en el grupo estimulado.

Sin duda un gran hallazgo aunque por ahora la estimulación eléctrica probablemente no convertirá a nadie en Albert Einstein, pero de seguir con resultados positivos en un futuro podría ser una herramienta capaz de integrar la neurociencia y la educación como una potente combinación, además de los grandes beneficios que podría traer a personas con enfermedades neurodegenerativas.

“Si podemos mejorar el cálculo matemático, hay una buena probabilidad de que seamos capaces de mejorar también otras funciones cognitivas más simples”, dijo Kohen.

Referencia: Current Biology

Desde la Red…
Comentarios