Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

co2

Investigadores canadienses han logrado diseñado un sistema que logra convertir dióxido de carbono (CO2) en combustible. El sistema vendría a desempeñar el papel de los árboles, pero en lugares en los que estos no existen, como llanuras heladas y desiertos.

Al igual que estas nuevas células solares que están diseñadas para dividir el agua en combustible de hidrógeno, la planta de reciclaje de CO2 combinará dióxido de carbono con el hidrogeno obtenido a partir de la división del agua para formar combustible de hidrocarburo.

De esta manera el sistema plantea proporcionar la tecnología para poder producir en un futuro combustible ecológico, y así complementar los sistemas de energía renovable que tenemos hoy en día.

“Las energías renovables solar y eólica son eficaces en la reducción de electricidad, por lo que sólo queda el sector del transporte para completar el puzzle”, dijo Geoff Holmes, director de Desarrollo de Negocio en Ingeniería de carbono.

El reto del proceso sera ahora descubrir la mejor manera de que las emisiones de dióxido de carbono atmosférico alimenten sistemas económicamente viables. Ya que una de sus mayores limitantes es solventar es el alto costo de la temperatura del CO2 (alrededor de 400º C), para que el proceso tenga lugar de la forma esperada.

En estos momentos, el proyecto está pensado para capturar solo alrededor de 450 toneladas de CO2 al año, una cifra que apenas cubriría las emisiones de carbono de unos 33 canadienses. No obstante, los creadores aseguran que podría llegar a ser 20.000 veces más práctico con el tiempo.

En la actualidad, automóviles, camiones y aviones constituyen aproximadamente el 60% de las emisiones de CO2. Según explican los expertos, el único método para absorber este gas sería a través de captura de aire directo. “Este sistema requiere 1.000 veces menos espacio que los árboles para succionarlo y se puede instalar en la tierra, como las llanuras desérticas en las que no merece la pena cultivar”.

A principios de este año, en la reunión de la American Physical Society de Estados Unidos, Klaus Lackner, de la Universidad Estatal de Arizona, expresó :”creo que hemos llegado a un punto en el que es realmente fundamental para la investigación pública y el desarrollo la captura de aire directo para recoger las emisiones negativas de carbono”.

“Los científicos están cada vez más convencidos de que vamos a necesitar grandes sistemas de eliminación para luchar contra el cambio climático. Estoy muy entusiasmado con la captura de aire directo. Podría ser una tecnología muy importante para sumar a la lista”, concluyó.

Referencia: The Guardian, CE

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios