e-coli-bacteria-david-mack

Investigadores de la Universidad George Washington han desarrollado un sistema para la detección de infecciones en heridas en menos de un minuto. Un procedimiento que habitualmente toma horas o incluso días para incubar cierto tipo de bacterias.

El método utiliza una estrategia de detección electroquímica para identificar moléculas producidas por la bacterias, dentro de las que se encuentran las Pseudomonas, mediante un sensor electroquímico de bajo costo y desechable que revela inmediatamente la presencia de bacterias basándose ​en la detección de piocianina, en este caso una molécula de detección producida por la bacteria.

La Pseudomona aeruginosa representa un problema importante de salud en centros hospitalarios, especialmente cuando se trata de pacientes con cancer o quemados.

En las pruebas el método fue capaz de identificar la presencia de la bacteria el 71 por ciento de las veces y su ausencia fue correctamente identificada el 57 por ciento de las veces.

“Ser capaz de detectar Pseudomonas y otros organismos infecciosos en el momento de la visita clínica mejorará en gran medida nuestra capacidad para atender a los pacientes“, dijo Victoria Shanmugam, directora de la División de Reumatología de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la GW, e investigadora principal del estudio.

“No tendríamos que esperar a los resultados del cultivo antes de tomar una decisión acerca de los antibióticos, y esto nos permitiría mejores terapias a medida para nuestros pacientes“.

Después de ser mejorado y probado, este sistema podría proporcionar a los médicos una manera de detectar infecciones de las heridas a pie de cama, lo que podría permitir a los médicos cambiar de antibióticos de amplio espectro a otros específicos antes, bajando los costes sanitarios, minimizando la resistencia a los fármacos, y mejorando los resultados de atención al paciente.

“Las infecciones son un reto importante en medicina, y mediante el uso de este test hemos sido capaces de detectar una molécula específica producida por bacterias para diagnosticar la infección“, dijo Shanmugam. “A través de esta colaboración permanente con el equipo de ingenieros, tenemos la intención de seguir perfeccionando este método de prueba y la esperanza de ampliarlo para la detección de otras bacterias y optimizarlo para su uso clínico“.

El siguiente paso consiste en optimizar el sensor y continuar con las pruebas. Sin duda en el futuro avances como estos proporcionaran a los médicos un método rápido y eficaz para detectar las infecciones en las heridas en tiempo real.

Referencia: GW, NCBI

Enlaces Patrocinados
Comentarios