Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

MIT-QuantumDot

Los instrumentos que miden las propiedades de la luz, conocido como espectrómetros, son ampliamente utilizados en física, química, y la investigación biológica. Sin embargo estos dispositivos suelen ser demasiado grandes para ser portátiles. Ahora científicos del MIT han creado un espectrómetro lo suficientemente pequeño para caber dentro de un smartphone.

Un espectrómetro (también llamado espectroscopio o espectrógrafo) es un instrumento óptico que se usa para medir las propiedades de la luz sobre una porción específica del espectro electromagnético. Su utilidad es realizar análisis espectroscópicos para identificar materiales.

En la investigación los científicos lograron sustituir todo el equipamiento óptico que se utiliza en los espectrómetros tradicionales por puntos cuánticos, reduciendo así el tamaño de estos aparatos. Los puntos cuánticos son cristales diminutos, de 10 o menos nanómetros de diámetro, capaces de absorber la luz y emitirla en una frecuencia diferente y concreta.

Estos cristales se crearon por primera vez en 1980 combinando metales como el cadmio con otros elementos como el selenio o el arsénico. Hasta ahora sus aplicaciones se habían limitado a análisis de células en laboratorios o a diseñar pantallas de televisores.

Los investigadores imprimieron los puntos cuánticos (a base de líquidos compuestos de diferentes metales y elementos) sobre una fina lámina que ubicaron sobre un fotodetector, similar al que utilizan hoy en día en las cámaras de los smartphones. Un algoritmo analiza los fotones absorbidos por cada filtro y calcula la banda e intensidad de la frecuencia de luz original.

En sus experimentos utilizaron un total de 200 puntos cuánticos sobre una superficie de 300 nanómetros, es decir, 0,0003 milímetros. Lo suficientemente pequeño para que su incorporación en un smartphone sea totalmente viable.

“Estos dispositivos podrían usarse para diagnosticar enfermedades, especialmente enfermedades de la piel, o para detectar los contaminantes ambientales, así como las condiciones de los alimentos. Además, este trabajo también representa una nueva aplicación para puntos cuánticos, que se han utilizado principalmente para las células de etiquetado y las moléculas biológicas, así como en las pantallas de televisión”, dijo Jie Bao, responsable de la investigación.

Referencia: MIT

Desde la Red…
Comentarios