Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hoy en día es difícil ver a una persona sin un dispositivo móvil, sobre todo un smartphone. Por dicho motivo, es sumamente común que la gran mayoría haya sufrido a causa de que sus pantallas se quebraran o rompieran en un abrir y cerrar de ojos.

Lamentablemente, reparar la pantalla de nuestros smartphones no es cualquier gracia y tiene grandes costos, sobre todo si se trata de un iPhone, el cual se caracteriza por ser bastante delicado y que requiere de piezas originales para asegurar un mejor rendimiento.

Con el pretexto de que todos hemos sido víctimas de la ruptura de nuestras pantallas móviles, unos químicos investigadores de la Universidad de California desarrollaron un material para la pantalla de los teléfonos que puede repararse a sí misma. Para llevar a cabo el resultado final, los investigadores realizaron diversos experimentos para probar el material, incluyendo la capacidad de repararse ante pequeños cortes y rayones.

Según los resultados, los científicos aseguraron que después de romper el material por la mitad, éste fue capaz de coserse automáticamente en menos de un día. Dicho material funciona a base de enlaces que pueden estirarse hasta 50 veces más que su tamaño original y está constituido de un polímero con sal iónica.

Los iones cargados y moléculas polares generan cierta fuerza, por lo que al romperse, éstos se atraen entre sí para que el material pueda auto repararse.

Lo bueno de este material es que no es costoso en lo absoluto y tiene una apariencia similar a una especie de goma o plástico fino. Si lograra implementarse a disposición del mercado, sería una clara revolución en los smartphones y, finalmente, las compañías podrían ahora sí anunciar nuevos dispositivos con cambios e innovaciones reales.

Ya existían materiales que pudieran regenerarse, es decir, no es nada nuevo. Lo realmente innovador es el hecho de que nunca había existido un material que pudiera regenerarse mientras que conduce electricidad, y eso sería completamente útil para el uso de pantallas móviles.

Por supuesto, ya existía la opción del LG G Flex cuya función principal es la de recuperación de daños, pero no a través de la electricidad.

La investigación será presentada en la American Chemical Society que tiene lugar en el transcurso de esta semana. Los químicos aseguraron que si este proyecto resulta tener éxito, para el año 2020 estaremos viendo smartphones con el uso de dicha tecnología.

Referencia: Business Insider

Desde la Red…
Comentarios