La física de las partículas es realmente extraña para muchos, incluso los propios físicos. Se necesita de una imaginación desbordada que a veces raya en lo inconcebible. Por ello, no es de extrañarse que de pronto se publiquen artículos que bien podrían ser un fraude o la nueva realidad del universo en el que habitamos. Por ejemplo, en un artículo recientemente publicado en el European Physical Journal (EPJ), unos investigadores están armando una extraña hipótesis: la existencia de partículas en espejo para poder explicar la pérdida anómala de neutrones observada experimentalmente. 

La existencia de materia en espejo ha sido sugerida por los científicos desde hace tiempo, incluso en la búsqueda de candidatos ad hoc con la materia oscura.

Los físicos teóricos Zurab Berezhiani y Fabrizio Nesti, de la Universidad de l’Aquila, en Italia, volvieron a analizar los datos obtenidos en los experimentos del grupo de investigación de Anatoly Serebrov, del Instituto Laue-Langevin, en Francia. Se mostró que la razón de pérdida de neutrones libres parece depender de la dirección y fuerza del campo magnético aplicado. Esta anomalía por el momento al menos, no tiene explicación en la física que conocemos.

Berezhiani cree que podría interpretarse a la luz de una nueva hipótesis sobre un mundo paralelo consistente en partículas en espejo. Cada neutrón tendría la habilidad de tener una transición en su gemelo invisible en el espejo, de ida y de regreso, oscilando de un mundo a otro. La probabilidad de dicha transición se predijo al sentirla ante la presencia de campos magnéticos y quizás podría ser detectada experimentalmente.

Esta oscilación del neutrón con su partícula especular podría ocurrir a una escala de tiempo de un par de segundos, de acuerdo con el artículo. La posibilidad de esta desaparición rápida de neutrones, mucho más rápida que el decaimiento (de unos larguísimos 10 minutos) del neutrón, aunque sorprendente, podría no excluirse por la existencia de los límites experimentales y físicos.

Esta interpretación está sujeta a la condición de que la Tierra poseé un campo magnético en espejo de algo así como 0.1 Gauss. Este campo podría ser inducido por pártículas espejo flotando alrededor de la galaxia como materia oscura. Hipotéticamente, la Tierra podría capturar la materia en espejo con ciertas interacciones entre las partículas ordinarias y las del mundo en paralelo.

Referencias: The European Physical Journal C, 2012; 72 (4) DOI Science Daily

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios