Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

JoeO06

Científicos del MIT y el Massachusetts General Hospital han desarrollado un nuevo material capaz de actuar como una “segunda piel” protegiendo y tensando la piel suavizando las arrugas; además, también se espera pueda ser utilizada como un apósito para heridas o incluso actuar como un vehículo de suministro de fármacos.

El material es un polímero a base de silicona que se aplica en la piel como una capa fina e imperceptible, capaz de imitar las propiedades mecánicas y elásticas de piel sana y joven.

En las pruebas con seres humanos, los investigadores encontraron que el material fue capaz de cambiar la forma de “bolsas de los ojos” debajo de los párpados inferiores y también mejorar la hidratación de la piel. Este tipo de “segunda piel” también podría ser adaptado para proporcionar una protección ultravioleta de larga duración, dicen los investigadores.

“Es una capa invisible que puede proporcionar una barrera, proporcionar una mejora cosmética, y potencialmente suministrar un fármaco localmente en el área que está siendo tratada. Esas tres cosas juntas lo hacen ideal para su uso en seres humanos “, dijo Daniel Anderson, responsable de la investigación.

A medida que la piel envejece, se vuelve menos firme y menos elástica, problemas que pueden ser agravados por la exposición al sol. Esto deteriora la capacidad de la piel para proteger contra las temperaturas extremas, toxinas, microorganismos, la radiación y o lesiones.

MIT-Second-Skin-1_0

Los investigadores crearon una biblioteca de más de 100 posibles polímeros, todos los cuales contenían una estructura química conocida como siloxano, una cadena de átomos de silicio y oxígeno alternantes. Estos polímeros pueden ser ensamblados en una disposición de red conocido como una capa de polímero reticulado (XPL). Los investigadores entonces probaron los materiales en busca de uno que imitara mejor la apariencia, la fuerza y la elasticidad de la piel sana.

En pruebas de laboratorio, volvió fácilmente a su estado original después de ser estirado a más de 250 por ciento (la piel de forma natural de puede estirar en un 180%).

El XPL se entrega actualmente en un proceso de dos pasos. En primer lugar, los componentes de polisiloxano se aplican a la piel, seguido de un catalizador de platino que induce el polímero para formar una película reticulada fuerte que permanece en la piel durante un máximo de 24 horas. Este catalizador tiene que ser añadido después de que el polímero se aplica porque después de este paso el material se hace demasiado rígido para propagarse. Ambas capas se aplican en forma de cremas o ungüentos, y una vez se propaga sobre la piel, el XPL se convierte esencialmente invisible.

En un estudio, el XPL se aplicó a la zona debajo de los ojos, donde “las bolsas” a menudo se forman conforme la piel envejece. Estas bolsas son causadas por protrusión de la almohadilla de grasa subyacente a la piel del párpado inferior. Cuando se aplicó el material, se obtuvo una fuerza de compresión constante que duró aproximadamente 24 horas.

Los investigadores también probaron la capacidad del material para evitar la pérdida de agua de la piel seca. Dos horas después de la aplicación, la piel tratada con XPL sufrió mucha menos pérdida de agua que la piel tratada con una crema hidratante comercial de gama alta. La piel revestida con vaselina fue tan eficaz como XPL en pruebas realizadas dos horas después del tratamiento, pero después de 24 horas, la piel tratada con XPL había retenido mucha más agua.

Ahora los investigadores esperan que con un mayor desarrollo también pueda ser utilizada para administrar fármacos y ayudar a enfermedades de la piel como eczema y otros tipos de dermatitis.

Referencia: MIT, Nature

Desde la Red…
Comentarios