rubik-cube00
Ya se ha hablado en unocero de las máquinas que pueden resolver el cubo de Rubik en poco más de un segundo. Esta velocidad es ya simplemente inalcanzable para el ser humano. El tema del cubo de Rubik es muy interesante a partir que los matemáticos estudiaron el juguete y dieron con todo un procedimiento para resolver el cubo a partir de cualquier posición que se les presente. De hecho, las máquinas que resuelven el cubo generan la descripción de todos los giros y vueltas que hay que hacer para que lleguen a la solución. El asunto era pues ver cómo se podía acelerar el proceso.

El mes pasado, el robot que podía resolver en aproximadamente un segundo el cubo de Rubik, pasó al libro de Récord Guinness. Pero su corona fue rápidamente abollada por otro robot que aparentemente batió la marca anterior, y decimos aparentemente porque simplemente no se ha oficializado. El récord anterior es de un estudiante norteamericano, Zackary Gromko, que resolvió el cubo en sólo 2.39 segundos, pero un par de meses después, logró que el tiempo bajara a la mitad. Pero la competencia para hacer una máquina que resolviese el cubo multicolor se incrementaba. Dos amigos de Kansas, Jay Flatland y Paul Rose, lograron bajar el récord mundial a 0.9 segundos. La gente del libro de Récord Guinness estuvo ahí para dar fe de la hazana. He aquí el video de ese momento:

Flatland y Rose se hicieron de la corona que le arrebataron a Gromko. Pero estos nuevos ganadores podrían perder el título más rápidamente. Sub1, una máquina creada por un ingeniero industrial y economista, Adam Beer, rompió el récord anterior -aunque como dijimos, aún de manera extraoficial- en la tienda Cubikon, en Munich, el 23 de enero.

Beer dice que el intento de resolver el cubo por parte de su máquina se hizo a partir del algoritmo de la World Cube Association para que el cubo estuviese revuelto de manera azarosa por un programa de computadora. Una vez que se apretó el botón de inicio de la máquina para resolver el cubo, el sistema a través de unas cámaras web analiza las caras del cubo y sus colores, los cuales se mandan a la laptop que calcula la solución usando la implementación de Tomas Rokicki del algoritmo de dos fases de Herbert Kociemba.

Una vez que la solución se alcanzó, se manda a una tarjeta Arduino que pone en acción los seis motores de paso. Después de 20 movimientos y 0.887 segundos, la solución estaba puesta en el cubo. No hubo un representante de los Récord Guinness pero Beer dice que esto no es necesario. Él ya anuncia su triunfo que deberá ser investigado por Guinness aunque finalmente, esto es lo de menos.

El récord de Sub1 puede verse aquí:

No cabe duda que el poder de la programación y del hardware actual, es asombrosa.

Referencias:

GizMag 

Enlaces Patrocinados
Comentarios