Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

doenca-de-parkinson

Investigadores del Hospital Clínic y del IDIBAPS han desarrollado una nueva prueba diagnostica para la enfermedad de Párkinson en personas con trastornos del sueño a través de una biopsia de la glándula submaxilar.

La enfermedad de Parkinson es una patología que afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos. En estas areás afectadas las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina mueren o no funcionan adecuadamente.

Los pacientes, además, presentan diversos síntomas no motores como pérdida de olfato, deterioro cognitivo o trastornos del sueño en fase REM, que pueden aparecer años antes de que se desarrolle la patología.

La biopsia se realiza en la glándula submandibular, situada en la parte trasera de la boca, y permite detectar la proteína alfa-sinucleína que se encuentra en las neuronas de las personas con esta enfermedad.

La acumulación de la proteína alfa-sinucleína en las neuronas se conoce como cuerpos de Lewy y detectar la presencia de esta proteína de forma precoz en el párkinson permite diagnosticar la enfermedad en una fase muy temprana y empezar a tratar los síntomas desde el principio.

En la investigación, se realizo la biopsia una biopsia en la glándula submandibular en 21 pacientes con trastornos del sueño en fase REM, en 24 con enfermedad de Parkinson y en 26 personas sanas.

La fase REM (Rapid Eye Movement) es la quinta etapa del sueño y comienza aproximadamente 90 minutos después que nos dormimos y se caracteriza por el movimiento acelerado de los ojos. En esta etapa aumenta la actividad cerebral, en ocasiones mayor a cuando estamos despiertos, y durante esta fase es cuando más cantidad de sueños tenemos.

En los resultados 90% de los pacientes con trastornos del sueño y en un 70% de los que tenían párkinson detectaron la proteína en la glándula submandibular gracias a la biopsia, mientras que no se encontró en ninguna de las personas sanas.

“Estos resultados demuestran que la biopsia sirve como prueba confirmativa para diagnosticar párkinson en aquellas personas en las que aún no se manifiesta la enfermedad”, dijo Álex Iranzo, neurólogo, co-autor de la investigación. “Además, se trata de una prueba poco invasiva y que se tolera bien”.

La prevalencia del Párkinson en el mundo es difícil de cuantificar debido a la dificultad de recopilar información precisa sobre esta enfermedad en los distintos continentes, sin embargo se estima que mundialmente hay un poco más de 10 millones de personas diagnosticadas.

Referencia: The Lancet, Hospital Clinic

Desde la Red…
Comentarios