keyboardspy

El mundo moderno parece estar plagado de gente mala que busca siempre entrar en la privacidad de terceros y ahora, con los teléfonos inteligentes, esta posibilidad podría estar más cerca. Todo lo que se necesita es colocar el teléfono cerca de un teclado para tener un canal directo para que cualquiera pueda leer lo que uno está escribiendo, y todo gracias a la vibración que generan las teclas.

Un grupo de investigadores del MIT y del Georgia Institute of Technology han probado la realidad de esta posibilidad, capturando los teclazos dados usando solamente los sensores dentro de un teléfono inteligente, un iPhone4 para ser precisos. Lo primero que se encontró es que el acelerómetro en el iPhone 3GS no es lo suficientemente bueno como para percibir las vibraciones de las teclas, pero en el iPhone 4 se produce una señal clara y limpia. Esto demuestra que no solamente los sensores mejoran, sino que esta mejora sí hace la diferencia.

El iPhone 4 se puso a unoscinco centímetros de un teclado y se presionaron las teclas en el teléfono mientras que un sensor mandaba dichas señales a una red neuronal. Los datos se procesaron para producir un vector característico basado en la información temporal y en las frecuencias obtenidas. Una red neural se entrenó para reconocedr la posición horizontal de la tecla, mientras que la otra la posición vertical. El escaneo se hizo bajo una frecuencia de 100 Hz, que es una limitación del teléfono.

El detectar solamente los datos de las teclas no dio muy buenos resultados, pero tomando un par de palabras claves y usando un diccionario, se logró una extracción de datos que sí dio resultados positivos. La precisión fue de un 80%, pero ésta decreció con el número de teclas marcadas. El reconocimiento de palabras fue de 46% de precisión, pero se incrementó a 73% si se eligieron opciones a las palabras. Claramente la semántica y su análisis puede incrementar la precisión.

Se experimentó buscando recobrar textos escuchando el sonido que hace el teclado y lograron una precisión ligeramente mejor. La diferencia fue que el experimento se realizó un teclado de una computadora casera con un gran micrófono y con un sampleo de alta velocidad. El método puede ser menos preciso, pero podría ponerse en un programa perverso dentro de un teléfono sin que la persona supiese lo que habría realmente descargado.

El artículo técnico describe algunos problemas con este método, por ejemplo, si el teléfono está demasiado lejos del teclado entonces las vibraciones no son lo suficientemente fuertes. Igualmente, si hay otras fuentes de ruido, por ejemplo, un radio encendido, la interferencia crece. Un problema adicional es si el usuario teclea con suma rapidez.

Para evitar potenciales problemas, se sugiere que los usuarios dejen en una bolsa con el teléfono dentro en lugar de dejarlo simplemente sobre la mesa. Los investigadores piensan que en el futuro los APIs restringirán la razón de muestreo por debajo del teorema de Nyquist (que indica que para no perder fidelidad en una señal, hay que muestrearla al doble de la frecuencia más alta). En este caso sería de alrededor de 30 Hz.

Desde luego que todo esto es un estudio técnico que bien podría no ser aplicable. Pero quién sabe en este entorno donde pareciera que todos se quieren apoderar de nuestros datos personales.

Referencias:

Decoding Vibrations From Nearby Keyboards Using Mobile Phone Accelerometers

Enlaces Patrocinados
Comentarios