Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Después de que Space X, la compañía fundada por Elon Musk, atravesara un pequeña crisis hace algunos meses tras la explosión de su cohete Falcon 9 al momento del lanzamiento, la empresa hermana de Tesla ahora está teniendo un poco más de precaución antes de enviar su próxima proesa estelar al espacio.

Su nueva cápsula estelar llamada Dragon será retrasada en su lanzamiento. Inicialmente se tenía planeado lanzarla en el último trimestre del año 2017; sin embargo debido a la naturaleza del proyecto la compañía ha decidido retrasar la misión para afinar todos los detalles y que no suceda lo mismo que con su anterior nave.

Por suerte el anterior cohete no llevaba pasajeros en él y después de una exhaustiva investigación se ha determinado que la explosión de la nave se generó por un problema en el sistema de abastecimiento de combustible.

A diferencia de la vez pasada, esta nueva cápsula espacial sí tiene planeado llevar personas a bordo, lo cual da una preocupación mayor a la compañía porque no suceda lo mismo.

En un entrevista para el sitio estadounidense The Verge, Space X mencionó que están cuidando minuciosamente todos sus diseños, sistemas y procesos para que no suceda lo mismo otra vez. También mencionaron que prefieren extender un poco más el tiempo del lanzamiento y la implementación antes de apresurarse al lanzamiento.

La compañía hará un lanzamiento de prueba sin tripulación para verificar que todos los sistemas funcionen correctamente al momento de que se planee el lanzamiento con grupo de personas dentro de la unidad.

Como sabemos, la finalidad de estas nuevas capsulas -fabricadas en conjunto con la NASA- es la de llevar a gente común y corriente al espacio. Sin embargo, la empresa prefiere protegerse y alargar un poco más su fecha de lanzamiento que meterse en problemas en el futuro.

Referencia: The Verge, NASA Blog

Desde la Red…
Comentarios