El 15 de octubre de este mismo año se encontró, en apenas 18 minutos, en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, un número primo que contiene un 1,001,953 dígitos, lo cual es un logro considerando la problemática de hallar números primos como el que se estaba buscando, que son básicamente los primos de la forma (2^n)+1. Estos son los llamados números de Mersenne y son hoy en día una curiosidad matemática. Cabe señalar que el número primo hallado no es estrictamente de Mersenne, porque en este caso n es par. No obstante, el resultado obtenido es notable.

El resultado se logró conectando una estación de trabajo con Windows 7, la que bien puede ser un modelo estándar en casas y oficina de muchas personas, conectada a la plataforma BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing), la cual es una red de cómputo distribuido que permite acelerar finalmente el cálculo de estos números de Mersenne.

Entre las posibles aplicaciones a este número es la de la criptografía, que actualmente utiliza la primalidad como parte de las características para generar esquemas criptográficos difíciles de descifrar. Alejandro Velázquez Mena, de la Facultad de Ingeniería, dice que el hallazgo se inscribe en el programa [email protected], el cual tiene el propósito de explorar el potencial del computo distribuido, es decir, el procesar información usando miles (y en ocasiones millones), de computadoras, conectadas en una red, la cual coordina los esfuerzos cuando se necesita un enorme poder de cálculo. Cabe decir que de acuerdo a Alejandro Velázquez Mena, cuando BOINC opera a su máxima capacidad, es dos veces más veloz que la supercomputadora Tianhe-2 de China, que se le considera la computadora más rápida del planeta.

Este es el número primo de Mersenne más grande del mundo

BOINC cuenta con 4,331,770 computadoras activas, que están a cargo de unos 280 mil voluntarios, las cuales -cuando se usan todas- se reparten las diversas tareas que hay que hacer, sobre todo en sistemas que requieren muchas variables, por ejemplo, la predicción del clima. Velázquez Mena indica: “La plataforma de Berkeley alberga tres decenas de proyectos (en rotación constante) y nosotros, en [email protected], escogemos uno cada mes para sumarnos a él. En esta ocasión elegimos el llamado prime grid; fue así como llegamos a este número primo.”

Velázquez Mena tiene además, otros proyectos, como por ejemplo, Serpent, cuyo responsable es Juan Luis François Lacouture, del Departamento de Sistemas Energéticos del instituto de Energías Renovables, en donde se busca modelar partículas nucleares y hacer el análisis de las mismas. “En un principio” -dice Velázquez Mena- “el investigador nos refirió lentitud al ponerlo a funcionar; por ello planeamos subirlo a BOINC y evaluar su comportamiento en un ambiente con mayor potencial de cálculo. De lograrlo, sería la primera iniciativa mexicana en dicha plataforma”.

Asimismo, Velázquez Mena, quien es el jefe del Departamento de Ingeniería en Computación (DIC), ha creado una red local en Ciudad Universitaria, la cual funciona con decenas de ordenadores y consolas instaladas en los laboratorios del departamento mencionado, y a la que podrían sumarse equipos de la Facultad de Química. “Con esto estaríamos en posibilidad de respaldar a muchas entidades universitarias con proyectos demandantes en términos informáticos”. El ingeniero Velázquez Mena advierte sin embargo que:”Hasta ahora, nuestra capacidad de procesamiento es menor que la de la supercomputadora de la UNAM, pero la ventaja es que podemos crecer. Además, es factible subir esta plataforma puma a BOINC, por lo que en dicho escenario nos apoyarían no sólo equipos de esta casa de estudios, sino de todo el mundo, lo que equivaldría a rebasar –y por mucho– el poder de Miztli. Las perspectivas son prometedoras, y eso que apenas estamos iniciando”, concluyó.

El aviso oficial se encuentra aquí.

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios