Alan Turing es un referente en el mundo del cómputo y probablemente muchos lo consideren el padre de toda la computación. Sus ideas estaban sin duda por encima de su tiempo y claramente modeló muchísimo de lo que hoy en día se hace en las ciencias de la computación.

Ahora nos llega la noticia de que en la Universidad de Manchester han encontrado un legajo con correspondencia de Turing, hallada en un viejo archivero que estaba en una bodega en la Universidad de Manchester.

Son unos 148 documentos, incluyendo una carta de GCHQ, un borrador escrito a mano de un programa de radio de la BBC sobre Inteligencia Artificial (IA) y además, ofrece un documento sobre una ponencia en una de las universidades más importantes el mundo, el Massachussetts Institute of Technology (MIT).

Conoce a Alan Turing, ícono de la informática y la lucha por la tolerancia

El archivo contiene muy poco sobre la vida personal de Turing y los eventos que desataron un problema legal por su homosexualidad, castigada en el Reino Unido en ese entonces (1952). Para evitar la cárcel, Turing se sometió a un tratamiento hormonal pero eventualmente parece que se suicidó en 1954 aunque hay versiones de que fue envenenado.

Las cartas contienen una visión única de la vida diaria de Turing en esos días, además e algunos documentos que dan una breve mirada a algunas de sus opiniones personales. Por ejemplo, su respuesta a la invitación a una conferencia en abril de 1953 en los Estados Unidos: “No me gustaría el viaje, y detesto América”, escribió a quienes lo invitaron.

Los documentos fueron encontrados por el Profesor Jim Miles, de la Escuela de Ciencias de la Computación, quien es también el coordinador de la historia de la escuela. El Profesor Miles estaba reorganizando la bodega cuando halló un legajo que contenía las palabras Alan Turing en él.

“Cuando hallé esto inicialmente pensé: ‘no puede ser lo que pienso que es’, pero después de una rápida inspección, quedé asombrado de que todo este material hubiese estado escondido por tantos años”. Y agrega: “Nadie en la Universidad siquiera sabía de la existencia de estas cartas. Fue un hallazgo emocionante y un misterio sobre cómo es que llegó a archivarse y guardarse aquí”, indica.

La música electrónica de Alan Turing

La colección fue hallada originalmente en mayo, pero ya ha sido ordenada, catalogada y puesta a disposición del archivista de la biblioteca de la Universidad, James Peters, y está disponible para el uso de los investigadores. James dice: “Esto es un descubrimiento verdaderamente único. El material original de Turing es tremendamente escaso, por lo que tener parte de su correspondencia académica es algo que es bienvenido y un importante agregado a nuestra colección”.

‘Hay muy poca correspondencia personal de Turing y no aparecieron cartas de la familia de Turing. Sin embargo, estos documentos nos dan una visión muy interesante sobre cómo trabajaba y su vida académica mientras estuvo en la Universidad de Manchester”, dice el archivista.

Muchas de las cartas de Turing se enfocan a sus investigaciones académicas en áreas como la IA, el cómputo y las matemáticas. James dice: “Las cartas, en su mayor parte, confirman lo que ya sabíamos de Turing sobre su trabajo en Manchester, pero añade una dimensión extra a nuestro entendimiento del hombre y de su investigación. Y como hay muy poca información sobre este periodo de su vida, esta cartas son un importante hallazgo en este contexto. No hay nada como esto”, concluye.

Referencias: University of Manchester 

Enlaces Patrocinados
Comentarios