El ser humano tiene una serie de características que lo hacen único, por ejemplo, las huellas digitales. Ésta es una de las medidas bométricas más usadas porque es única para cada ser humano. Nadie en el mundo tiene las mismas huellas digitales de otra persona (ni siquiera los gemelos), por lo que es utilizada para identificación personal. Hay otras medidas biométricas, como la palma de la mano o el iris de los ojos; ambas parecen cumplir también con el requisito de ser únicas. Sin embargo, parece ser que el iris ya no califica como medida biométrica, pues cambia con la edad.

El escaneo (y fotografía) del iris es una técnica biométrica que se ha adoptado ampliamente como método de identificación por gobiernos y para propósitos de seguridad por parte de agencias en las fronteras e incluso Google. Sin embargo, parece que esta medida es afectada por la longevidad de las personas, por lo que podría no ser tan precisa, de acuerdo con un estudio que se presentará el mes que viene en la conferencia del Instituto de Ingenieros en Electricidad y Electrónica (IEEE) sobre visión por computadora y reconocimiento de patrones, que se llevará a cabo en Providence, Rhode Island.

Kevin Bowyer, una profesor de ciencias de la computación de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, y su colega Samuel Fenker, usaron software comercial de última generación para la identificación del iris con más de 20 mil imágenes diferentes de 644 iris, tomadas entre 2008 y 2011. Ellos compararon la calidad de los aciertos entre dos tomas del mismo iris que fueron grabadas con un mes de diferencia, con aquellas que fueron tomadas uno, dos y tres años antes. Encontraron que los errores de los sistemas, para el mismo iris se incrementaron en un 153% con las imágenes de más de tres años. Esto sugiere fuertemente que quienes creen que la identificación por iris es muy precisa, pues parecen estar equivocados y quizás la medida biométrica debería ser puesta en tela de juicio más seriamente aún.

Una posibilidad, de acuerdo con Bowyer, sería desarrollar nuevos algoritmos de reconocimiento de iris que considerasen la edad para verificar el funcionamiento de estos sistemas. “El desarrollo de algoritmos resistentes a la edad en la medida biométrica del iris no ha sido estudiado. En contraste, en el reconocimiento de rostros, hay muchísimos trabajo en desarrollo de algoritmos que pueden identificar caras, incluso cuando sobre ellas han pasado algunos años”.

Referencias:

Naturei-programmer Reconocimiento de iris

Enlaces Patrocinados
Comentarios