Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

67p-singing00

El Universo sigue siendo un lugar extraño. La física que conocemos -en principio- vale para todo el Universo conocido, pero aún éste nos muestra facetas fascinantes que ni siquiera habíamos sospechado. Por ejemplo, con la misión Rosetta, que mañana 12 de noviembre va a intentar aterrizar a la sonda Philae para que analice desde la superficie del mismísimo cometa las propiedades geológicas y de luz sobre incluso nuestro sistema solar, se encontró que el cometa hace un peculiar ruido.

Rosetta ha detectado vibraciones en forma de oscilaciones en el campo magnético de la superficie del cometa 67P. Estas oscilaciones son inaudibles al oído humano, cuyos límites audibles están entre 20 ciclos por segundo (hertz) y 20,000. Los científicos piensan que estas vibraciones son causadas por un proceso de ionización al liberar partículas neutras en el espacio que se cargan con electricidad.

El “sonido” del cometa fue detectado entre 40 a 50 miliHertz, muy por debajo del rango humano. Sin embargo, para darse una idea, los científicos aumentaron su frecuencia en unas 10 mil veces. El ruido (en el espacio el sonido no se transmite, no hay que olvidarlo), se detectó por primera vez en agosto de este año, cuando Rosetta analizaba el entorno de plasma que rodea al cometa. En ese estado, hablamos de un gas que es eléctricamente conductivo y éste puede transmitir campos magnéticos y corrientes eléctricas. Por ello, los científicos indican que probablemente es un proceso de ionización que tiene el cometa. Aún así, no saben a ciencia cierta el mecanismo físico detrás de estas oscilaciones.

El sonido puede escucharse aquí.

Referencias:

ESA

Desde la Red…
Comentarios